Las diversas modalidades de hacer turismo no dejan de sorprendernos y se vuelven inagotables. Si te gusta la vida al aire libre, podés armarte un viaje soñado en el cual mezclar el trabajo con el contacto con la naturaleza.

Por Meme Castro*

 

WWOOF significa: “World Wide Opportunities in Organic Farms” (oportunidades de voluntariado alrededor del mundo en granjas orgánicas). Es un movimiento que nació en 1971 en Gran Bretaña, cuando Sue Coppard empezó a organizar con amigos escapadas de fin de semana a granjas orgánicas en las que el trabajo con la tierra les permitía un respiro de la vida de la ciudad. Así creció alrededor de todo el mundo y en el año 2000 se celebró la primera Conferencia Internacional de WWOOF. En este congreso se terminó de instalar esta red de organizaciones que facilita el contacto entre voluntarios y productores orgánicos.

Esta organización internacional está presente en más de 100 países y propone recorrer el mundo. En Argentina ya hay más de 160 chacras que brindan este tipo de práctica. La Patagonia concentra la mayor cantidad de lugares, seguida por Mendoza, Salta y Buenos Aires.

En esta experiencia los voluntarios ayudan a los productores y a cambio reciben alojamiento y la oportunidad de aprender acerca de un modo de vida sustentable. Los WWOOFERS no pagan por su estadía en las granjas, tampoco reciben ningún pago por su servicio más que el alojamiento y la comida.

Funciona como un intercambio en el que la mayor ganancia es la experiencia de participar de un modo de vida orgánico y sustentable, colaborando con los dueños de casa en sus tareas. En general se trata de actividades que tienen que ver con trabajo en agricultura, pero dependiendo de cada lugar la experiencia es diferente. Te podés encontrar trabajando en bioconstrucción, haciendo compost o alimentando animales en una granja.

El sistema es muy simple: el voluntario accede a la página web de la organización (http://www.wwoof.org/), completa un formulario y paga anualmente una suma de dinero para acceder a toda la información que cada país le ofrece para contactar a sus granjeros y agricultores asociados. Una vez que se pone en contacto con el que elige, acuerda libremente cuándo y cuánto tiempo establecerse y qué deberá llevar, así como las condiciones del lugar y las reglas de convivencia que tengan.

Cada viajero tiene su razón por la cual decide tomar el camino del WWOOFING ya que no todo gira en torno a la recolección de frutos, sino que también se ofrece una serie de ventajas para aprender idioma de la manera más natural, compartiendo conversaciones y convivencia con personas de diferentes lenguas y culturas, pudiendo ser una buena opción para empezar a abrir puertas hacia el mundo globalizado.

Esta es una innovadora y profunda manera de conocer nuestra tierra, construyendo lazos sólidos. Te recomiendo que te informes muy bien sobre el lugar en el que pensás establecerte y buscar la opinión de personas que ya hayan pasado por allí.

TIP: En Google Maps encontrás todas las organizaciones WWOOF situadas geográficamente.

 

* Creadora del Blog muyviajera.com

Seguila en:
Facebook: Muy Viajera by Meme Castro
Instagram: @muyviajera
Twitter: @muyviajera

COMENTARIOS