En el Día Internacional del Celíaco te contamos cómo se puede aprender a cocinar sin gluten y a tener una vida sin restricciones adoptando nuevos hábitos alimentarios para transformar lo negativo en positivo y así tener una mejor calidad de vida.

 

En Argentina, según datos del Ministerio de Salud, 1 de cada 100 personas es celíaca. Lo que quiere decir que una gran cantidad de la población tiene intolerancia permanente al gluten por lo que no puede consumir trigo, avena, cebada ni centeno o productos derivados. En la práctica se traduce a tener que cambiar los hábitos, aprender a cocinar con otros ingredientes y a adaptarse a una nueva forma de vida. Esto es lo que hizo hace diez años Alejandra Temporini cuando le detectaron la enfermedad. En lo personal convirtió su casa en 100% libre de gluten, ya que también sus dos hijas son celíacas, y en lo laboral siempre fue cocinera profesional por lo que orientó sus cursos en el IAG a la cocina libre de gluten y desde este año es una de las fundadoras (junto con Adrián Montesoro) de la primera escuela de cocina online de habla hispana sin gluten: http://cursosdecocinasingluten.com/

“Yo siempre digo que cuando uno está en un lugar cómodo en la vida las cosas fluyen porque no tengo que moverme, pero cuando me salgo un poco de esa comodidad empiezo a ver otras cosas, es algo diferente, me encuentro con otras situaciones y esas cosas incomodan. Eso es lo que pasa cuando te detectan celiaquía, te incomoda, te molesta, te enojás hasta que te empezás a adaptar y empezás a ver y a descubrir otras cosas que están buenísimas”, asegura Alejandra y es por eso que desde sus cursos tratan de “dar tranquilidad a la gente con respecto al mito de que cocinar con gluten es muy difícil. Al contrario, es sólo un cambio de hábito”.

Aprender de nuevo

En un primer momento, las preguntas más frecuentes son: qué puedo comer, cómo cocino, cómo reemplazo los ingredientes, qué recetas puedo hacer. Estas consultas las recibía también Alejandra no sólo en las clases presenciales que ya daba en Buenos Aires, sino además a través de mensajes que llegaban del interior del país y de otros países como México, Chile, Costa Rica, España e incluso Estados Unidos. Al ver tanta necesidad de información, surgió la idea de ofrecer cursos online sobre cocina sin gluten. “Son cursos de cocina grabados donde está todo muy bien explicado para no fallar. La gente compra el curso, tiene un pdf con todas las recetas, lo puede ver las veces que quiera y cuando quiera”, explica. Así, una vez por mes se actualizan los temas que pueden ser pan, cumpleaños sin gluten, pastas, pizzas y empanadas, entre otros. “Pensamos en los temas más complicados al momento en que te detectan celiaquía. Uno de ellos es poder consumir un pan rico. La gente interactúa mucho, nos escribe, nos agradecen, nos consultan, cuentan lo que les pasa, nos muestran sus recetas”.

El costo de ser celíaco

Si bien cada vez se encuentran más alimentos sin gluten en los supermercados o dietéticas, es cierto que todavía son productos más caros y esto dificulta una elección variada. “En los cursos enseñamos cómo hacer para abaratar los costos, utilizando distintos tipos de harinas. Hay una diversidad muy grande de alimentos. Son muchas más las harinas que podemos consumir que las que no. También están todas las verduras, frutas y carnes. El cocinar sin gluten no te limita de nada”, dice Temporini.

Casa libre de gluten

Cuando Alejandra se enteró que era celíaca, ya hacía unos meses que primero le habían detectado la enfermedad a su hija menor de sólo cuatro años y un tiempo después a su otra hija de cinco años y medio. A partir de allí se propusieron un cambio de hábitos y es así como empezaron a hacer todos, incluido su marido, una dieta sin TACC. “Mi casa es 100% libre de gluten, nadie puede entrar con ninguna galletita que no sea apta para celíacos, todo se cocina acá. A partir de esto, mis hijas viven felices y yo también”, asegura mientras termina de hornear los panes para el cumpleaños de quince de su hija mayor que, por supuesto, será íntegramente libre de gluten.

Cambiar de hábitos, no de vida

Uno de los principales desafíos de las personas celíacas es mantener su vida social. Por lo general, deben llevarse su vianda para evitar comer algo que les haga mal. “Lo que más aprendí es que hay que hablar, explicar y decir, porque uno tiene que ponerse en el lugar del otro que no sabe. Yo al principio me enojaba, pero lo hacía contra alguien que no sabía del tema. Me tomé el atrevimiento de explicarle a cada persona y contarles lo que pasaba, cómo nos sentíamos porque es muy importante para mis hijas y para mí”, dice Alejandra Temporini y se alegra al ver que ahora en todas las reuniones o en los cumpleaños siempre hay un menú sin gluten. Su experiencia le demostró que la información y la comunicación son dos aliados para entender que “si bien la celiaquía es una enfermedad, se cura con el cambio de hábito en la alimentación. Es un cambio para bien, para comer y sentirse mejor. Se puede hacer una vida completamente normal, sólo que tenemos que cuidarnos y saber qué comemos”.

Conocé más sobre Cocina sin gluten en:
Web: www.cursosdecocinasingluten.com
Web: http://www.rysceliaquia.org/
Intagram: @aletemporini
Facebook: Ale Temporini

 

Día Internacional del Celíaco, una oportunidad para conocer más

Cada 5 de mayo se celebra el Día Internacional del Celíaco con el objetivo de concientizar y difundir información sobre la enfermedad celíaca. Se trata de una intolerancia permanente al gluten (proteína que se encuentra en el trigo, centeno, cebada y avena), que afecta la capacidad del intestino para absorber los nutrientes en forma adecuada. Si bien estudios recientes señalan que la avena, en su estado más puro, no produce daño, en general se encuentra contaminada con harina de trigo por lo que se recomienda no consumirla.
La celiaquía es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente y puede presentarse en cualquier momento de la vida. Si bien se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, en su patogenia intervienen factores ambientales, genéticos e inmunológicos.
Desde el año 2011 una resolución de la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos, y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación establece que todos los alimentos libres de gluten que se comercialicen en el país deben llevar obligatoriamente impreso en sus envases o envoltorios, de modo claramente visible, el logo oficial. El Ministerio de Salud de la Nación, a través de la ANMAT, publica un listado de alimentos de consumo humano que han sido analizados y se consideran aptos para celíacos, el cual se actualiza bimestralmente: www.amat.gov.ar

 

Pizza sin TACC

Celebrá el día internacional del Celíaco con esta riquísima receta de pizza libre de gluten que nos comparte Alejandra Temporini:

Ingredientes
• Almidón de maíz 80 g
• Fécula de mandioca 80 g
• Harina de trigo sarraceno 40 g
• Leche en polvo 30 g
• Agua 100 cc
• Miel 1 cdta.
• Levadura en polvo 100 g
• Polvo leudante 1 cdta. de té
• Goma xántica 50 g
• Caite 2 cdas.
• Huevo 1 un.
• Sal a gusto
• Mozzarella 200 g
• Salsa de tomate a gusto

Preparación
Colocar todos los secos en un bowl, incluyendo la levadura. Integrar. Agregar los líquidos. El agua se incorpora de a poco hasta que tome la masa. Estirar y cocinar vuelta y vuelta en la parrilla o plancha, luego incorporar la salsa, la mozzarella y cualquier otro ingrediente a gusto. Dejar hasta que se derrita la mozzarella. Se puede hacer a la parrilla o en una plancha. Y ¡también en el horno tradicional!

 

COMENTARIOS