Conocer y elegir qué comemos, teniendo en cuenta cómo los alimentos interactúan con nuestras emociones, permite evitar los antojos y malos hábitos alimenticios.

 

Somos lo que comemos, pero también lo que pensamos, sentimos y hacemos. Así es como considera la nutrición holística al individuo: un todo integrado por lo físico, lo emocional y lo espiritual. “A diferencia de la medicina convencional que fragmenta el cuerpo humano y trata síntomas, la medicina holística trata personas y considera a la enfermedad como resultado de un desequilibrio en su integridad. Por lo tanto busca a través de los hábitos diarios lograr el equilibrio para prevenir y no tener que llegar a la enfermedad para hacer algo al respecto”, explica Florencia Dafne Raele, médica especialista en Nutrición Holística.

La clave de esta tendencia es una alimentación equilibrada, con un correcto aporte de macro y micronutrientes, que busca eliminar todos los productos procesados, los aditivos, conservantes, colorantes y estabilizantes. “Se basa en alimentos de alta calidad, nutritivos y en buenas cantidades: sería comer mucho de lo bueno”, dice Raele. Es decir:

  • Más comida casera,
  • Menos alimentos procesados,
  • Más alimentación natural, frutas, verduras y carnes,
  • Menos harinas y azúcares refinadas.

“La medicina comprueba día a día que el origen de las enfermedades no está solamente en la genética. La epigenética estudia cómo los genes son afectados por el medio ambiente y uno de los factores fundamentales gatillo de las enfermedades es la alimentación. Los alimentos procesados (altos en químicos, azúcares refinados, aceites hidrogenados) provocan una respuesta inflamatoria en el organismo que es causante de muchas enfermedades autoinmunes/antiinflamatorias/cánceres que han crecido en los últimos años”, dice la especialista en nutrición holística.

Beneficios totales

Al ser una nutrición más integrativa, que tiene en cuenta cómo está la persona no solo con su cuerpo, sino también con su alma y mente, “la emoción juega un papel central porque puede enfermarte”, dice Florencia Raele. De esta forma, asegura que “una alimentación más natural permite conectar con una misma, con nuestras necesidades, ser más perceptivas sobre cómo influyen los distintos tipos de alimentos con las emociones”. Así, podemos ver cómo disminuyen los antojos de cosas dulces, la compulsión por comer harinas y, al ser alimentos más nutritivos, nos saciamos más rápidamente.

Junto con hábitos de alimentación, promueve prácticas de respiración, yoga, mindfulness, que enseñan a lidiar con las emociones y a no canalizarlas con las comidas. “Los alimentos interfieren más de lo que pensamos en nuestras emociones. Al ser un tipo de alimentación que nos vuelve a conectar con nosotros mismos y nuestras necesidades, con el pasar del tiempo uno se vuelve más consciente del cuerpo que habita. Cuando un alimento es más nutritivo, la señal de saciedad llega mucho más rápido. Cuando uno comienza a alimentarse naturalmente, los antojos desaparecen, ya que son sustituidos por los mismos alimentos, pero en su versión más saludable y casera”, afirma la profesional.

Volver a la comida casera y a una alimentación más consciente, como indica la nutrición holística, a veces resulta un poco difícil por la falta de tiempo. Pero, para ello, la médica nos da algunos consejos:

  • Organizarse es clave para no caer en la compra de alimentos procesados y prácticos (pero poco saludables): cocinar para varios días y freezar o armarse un plan semanal.
  • Realizar 6 comidas diarias.
  • Realizar ejercicio físico (que incluya ejercicios de fuerza y ejercicios aeróbicos) con el fin de preservar la masa muscular que declina con los años y para gozar de una buena salud.
  • Informarse: la educación es la mejor herramienta para entender el porqué de las elecciones que uno hace día a día.
  • Buscar ayuda de un profesional que te guíe, te acompañe en el camino y te diseñe un plan específico para tus requerimientos diarios.

Darnos el tiempo de conocer qué nos hace sentir bien, qué comemos y por qué, es necesario para pensar en nuestro bienestar actual y futuro.

 

Seguí a la Dra. Florencia Dafne Raele en:

Instagram: @beautyfreak.room

Web: https://www.thebeautyfreakroom.com 

COMENTARIOS