Es creativa, inquieta, curiosa y todo eso lo traslada a la cocina para preparar sus recetas dulces que comparte con sus más de 180 mil seguidores en las redes.

 

¿Cuándo comenzó tu conexión con la cocina?

La verdad que la conexión es tan grande que no recuerdo cuándo empezó. En mi casa siempre fuimos de cocinar, somos muchos y siempre tenemos cosas para festejar. Yo siempre me incliné por lo dulce, pero mamá cocina de todo. Cuando terminé el colegio empecé a estudiar Psicopedagogía y, como hobby, Gastronomía. Después invertí los roles y la cocina pasó a ser mi prioridad. Me encanta crear y estoy todo el tiempo pensando en recetas y combinaciones.

¿Por qué te gusta tanto lo dulce? 

Me gustan mucho las presentaciones, no es solo decorar, sino combinar ingredientes. Trato de combinar el sabor y los colores. Tengo mucho amor por lo dulce, es muy raro que no me guste una torta, siempre le voy a encontrar algo para destacar. Nada le compite al dulce de leche, soy adicta y no me voy a cansar nunca. No tengo alguna receta fija que me guste, depende el momento, voy cambiando, pero los cheese cakes me gustan mucho y hago diferentes versiones. Hay épocas que me enamoro de lo frutal y le voy poniendo banana y manzana a todo.

¿Cómo lográs nuevas combinaciones?

La verdad que paso mucho tiempo en la cocina viendo ingredientes y así voy probando. A veces tengo en la cabeza un ingrediente específico y con ese hago cinco recetas diferentes. Por suerte sigue viva la imaginación. Siempre pienso “algún día me voy a quedar sin recetas“, pero creo que es imposible.

¿Te considerás una creativa en la cocina?

Me considero creativa porque me aburro, busco cosas nuevas para cambiar. También pienso que la gente se aburre de ver siempre lo mismo y brindarles combinaciones nuevas es divertido.

¿Cómo te iniciaste en Instagram?

Como todas las redes sociales eran personales subía cosas mías de todos los días. Cuando entré a trabajar en un Café, empecé a subir fotos de las cosas dulces que cocinaba y un día me di cuenta de que me seguía gente que no conocía. A partir de ahí me divirtió el tema de subir recetas los domingos al mediodía en mi casa. Siempre trato de hacer recetas fáciles con ingredientes que podés tener en tu casa. Creo que eso fue lo que a la gente le gustó.

¿Qué te aporta esta red social para tu profesión?

Yo creo que hoy en día es la mejor publicidad. La gente está todo el día con el teléfono y tenés alcance a todas las edades. Subo recetas, pero también información de los locales, clases o ferias. La verdad que trato de hacer todo lo más orgánico que puedo, también respondo siempre los mensajes de la gente y por suerte recibo un montón de cariño. Creo que es importante responder porque te acerca a la gente y suma mucho. Las redes sociales ayudan, pero también pueden ser muy crueles.

¿Con qué impedimentos te encontraste?

Por suerte no tuve muchos impedimentos. Siempre hay críticas, pero la verdad que las recibo bien.

¿Qué y quiénes te inspiran?

Qué difícil, no sé si alguien me inspira. Es el amor por mi trabajo. Sentirme feliz de poder trabajar de lo que amo y disfrutarlo también. No hay mucha gente que tenga la posibilidad de vivir de lo que realmente ama y quiero seguir haciéndolo toda mi vida.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Proyectos tengo miles. A fin de septiembre se estrenó Cucinare, un programa de cocina a la medianoche por canal 13 en donde los miércoles estoy yo sola con recetas dulces. Aunque no es mucho, para mí es un desafío enorme. También estamos cerrando con una editorial para hacer el libro que es el sueño de mi vida. Pero todo paso a paso y con el tiempo que tenga que llevar.

 

Seguí a Valentina Ramallo en:

Instagram: @valuramallo y @valuramallo_locales

COMENTARIOS