Si sos de las que les cuesta cambiar el chip, dejar de trabajar y aprovechar el tiempo libre sin sentirse mal, esta nota es para vos.

 

Cada vez tenemos más cosas para hacer y, sino, las inventamos ya que parece ser que estar ocupadas es un buen síntoma. Sin embargo, cuando esto no nos permite darnos un descanso y disfrutar del tiempo libre sin sentirnos mal por esos momentos en los que no somos “productivas”, debemos prestar atención porque podemos enfermarnos.

“Si las personas no pueden disfrutar ni relajarse es porque tienen estrés crónico. Quienes viven en permanente tensión y no pueden soltar las obligaciones necesitan discernir entre los tiempos de descanso y trabajo para poder soltar y permitir al sistema bajar los procesos de lucha o de alarma y conectar los de descanso”, dice Ana Paz, fundadora de Proyecto Bioneurovida, y afirma que a través de la BioNeuroDesprogramación es posible revertir esto “rastreando y recodificando las emociones y pensamientos para crear una base positiva para un cambio”.

Chau culpa

La BioNeuroDesprogramación nos ayuda a entender la importancia que tienen los tiempos de descanso para nuestra salud. “Es un abordaje complementario que se apoya en la plasticidad neuronal, que es la capacidad de modificar la forma de nuestras redes neuronales, conectar otras zonas del cerebro, creando nuevas redes y reordenando las ya existentes”, explica Paz. Así, es posible decodificar los pensamientos negativos guardados en alguna parte de nuestro cerebro y cada emoción, adquiridos durante nuestra infancia o adolescencia, para poder olvidar la culpa y activar el disfrute.

“El estrés es el mecanismo que nuestro cuerpo tiene para responder a la vida diaria, pero no es un monstruo que nos acecha. El problema es que, si no sabemos gestionar correctamente este mecanismo, se puede convertir en nuestro enemigo y aparece la incapacidad de disfrutar”, indica la especialista.

Desde la BioNeuroDesprogramación es posible trabajar las memorias celulares y reordenar los bloqueos. Pero también hay técnicas diarias que podemos implementar para activar el sistema de recompensa y crear dopamina, dos situaciones que disminuyen el estrés y nos alejan de la culpa por tomarnos nuestros momentos de ocio. Así, Ana Paz nos recomienda empezar por estas pequeñas actividades diarias:

Relajá: cerrá los ojos 2 o 3 veces por día y escuchá tu respiración: si tu mente sigue parloteando, escuchá música. Esto hace que la corteza cerebral se detenga y le da tiempo al subconsciente a cerrar temas.

Creá hábitos: debemos crear hábitos saludables y romper los perjudiciales, para ello debemos hacer un plan simple de cambio y ajustarlo lentamente, como caminar todos los días para ir agregando kilómetros con el tiempo. Y no olvidar que la risa y los pensamientos positivos también son hábitos saludables.

Disminuí los estímulos: la invasión de estímulos característica de la vida diaria crea ansiedad crónica y nos mantiene en alerta permanente, en estos casos más es menos: más estímulos menos salud.

Utilizá el solo por hoy: solo por hoy me permito tomarme el día, solo por una hora me concentro en caminar, solo por esta media hora no me voy a distraer y termino lo que tengo pendiente.

“El estrés hace que nos concentremos siempre en la lucha y nos hace olvidar de lo bueno de la vida”, alerta la fundadora de Proyecto Bioneurovida, por eso aconseja que no terminemos el día “sin recordar los logros, por más simples que sean”.

 

* Ana Paz estará realizando el 26 de noviembre el Primer Congreso de BioNeuroCiencia aplicada a terapias complementarias, en la ciudad de Buenos Aires. Más información: anapaz@bioneurovida.com.ar / Facebook: Ana Paz

 

 

 

COMENTARIOS