Atracones, malestares, indigestión suelen ser el resultado de las comilonas de estos días. Leé esta nota y evitalas con las infusiones sobre la base de hierbas para sentirte tan bien como antes de comer.

 

Pasó Navidad, pero aún nos quedan las reuniones de fin de año y año nuevo en las que seguiremos comiendo todas esas cosas ricas, dulces y saladas, que tanto nos gustan, aunque nos dejan hinchadas y con malestares que nos hacen preguntar por qué comimos tanto.

“En estos encuentros suele haber más cantidad de comida que comensales. Sumado al calor y las horas que pasamos alrededor de la mesa, armamos el combo perfecto para lograr una completa indigestión”, afirma la licenciada Betina Colombaroni (MN 6328), encargada del departamento de Nutrición de New Garden. Para que esto no suceda, nos da los siguientes consejos:

Elegir alimentos acordes a la estación del año. Deben ser frescos, preferentemente ensaladas y platos fríos que nos resguarden de las altas temperaturas de hornos y cocinas.

Al momento de elegir la bebida es mejor tener opciones como: agua, limonada casera y eventualmente algo de alcohol para el brindis.

Comer con tranquilidad, masticando bien cada bocado. Es importante priorizar el diálogo familiar, disfrutando de la compañía de la mesa como eje principal. La comida es una excusa.

Bebidas digestivas: ¡las salvadoras!

Pero si aún así no logramos controlar las cantidades o mezclamos todo tipo de comidas que no solemos comer durante el año y sufrimos las consecuencias de sentirnos pesados y con malestar, hay una solución: las bebidas digestivas. “Son infusiones sobre la base de diferentes hierbas cuya acción terapéutica está relacionada con la digestión, ya sea porque facilitan la síntesis de bilis (colerético) o estimulan su secreción (colagogo), o bien facilitan la eliminación de gases intestinales (carminativa)”, explica la licenciada Colombaroni.

Entre sus principales beneficios está el de colaborar en la digestión, cómo se dijo, facilitando la secreción de bilis. “Recordemos que uno de los órganos más importantes durante el proceso digestivo es el hígado, cuando realizamos ingestas importantes de alimentos o bien son ricos en grasas, este órgano trabaja en conjunto con la vesícula para “disolver” esas grasas y facilitar su absorción, acortando el tiempo de digestión y previniendo procesos fermentativos, es decir, la formación de gases intestinales”, aclara la nutricionista.

Las hierbas digestivas se pueden agregar a cualquier tipo de bebidas como té frío o caliente, jugos o somthies. Las más recomendadas son:

Boldo: estimula a la vesícula en la formación y secreción de bilis, es un excelente digestivo.

Carqueja: depurativo, digestivo, tónico hepático.

Anís en grano: estimulante, carminativo.

Semilla de comino: carminativo, diurético, excelente digestivo.

Semillas de coriandro: diurético, disminuye acidez estomacal y congestión hepática.

Semillas de hinojo: ideal para cólicos intestinales.

Cardo mariano: depurador hepático

Cúrcuma: excelente depurador hepático, antiinflamatorio.

Cardamomo: carminativo, alivia dolores cólicos y mal aliento.

Jengibre: activa la circulación facilitando la digestión. Antivomitivo.

¿Cómo prepararlas? La licenciada Betina Colombaroni nos explica: “colocamos agua recién hervida en una taza y dejamos infusionar durante 5 minutos 1 cucharada de té del mix de hierbas deseado. En caso de utilizar semillas de especias lo ideal es machacarla previamente para que los principios activos se liberen. Podemos incorporar unas gotas de limón, ya que posee un alto poder depurativo, antioxidante y digestivo. Lo ideal es no agregar ningún tipo de endulzante, en caso de hacerlo es preferible optar por 1 cucharadita de miel o azúcar integral”.

A continuación, te damos tres opciones para que tengas preparadas este 31 de diciembre:

Té hepático: 1/3 de cucharadita de coriandro machado, de carqueja y de boldo. Infusionar con 1 taza de agua recién hervida, agregar unas gotas de limón y beber luego de las comidas.

Limonada digestiva: 1 limón exprimido, ½ cucharadita de anís en grano machado, ½ cucharadita de jengibre rallado y 3 vainas cardamomo. Agregar 500 cc de agua, refrigerar antes de servir.

Agua saborizada détox: 1 litro de agua potable fresca, 4 rodajas finas de limón (con cáscara), 6 vainas de cardamomo, un puñado de hojas de menta, una pizca de cúrcuma. Mezclar, enfriar y servir.

Estas bebidas se pueden beber luego de cada comida principal y así evitaremos sufrir los clásicos malestares intestinales post fiestas.

 

 

COMENTARIOS