Empezá a organizar todo para festejar la inminente llegada del bebé: comida, juegos y regalos en rosa y celeste, donde madre e hijo son los protagonistas.

 

“Es una celebración que se realiza para festejar la llegada de un nuevo bebé. En Argentina se realiza uno o dos meses antes del nacimiento, generalmente, ya que es más probable que para entonces se conozca el sexo”, explica la productora de eventos Carolina Ortner. Además, dice: “Es un buen momento para que la futura mamá pueda lucir su panza, que sin dudas será la gran estrella”.

El gran evento. Se trata de una fiesta personalizada, en donde todo lleva el nombre del niño o niña y, por supuesto, las actividades giran en torno del bebé y de su madre.

Si bien el festejo puede ser sorpresa o no, lo más común es que: “La embarazada solo sepa cuándo y dónde será y no lo que ocurrirá, ya que todo estará en manos de quien lo organice”, dice Caro Ortner. Y, en este sentido, incluso pueden hacerse varias reuniones por separado (amigas, familia, compañeros de trabajo) o integrar a más de un grupo.

Para que todo salga perfecto, tengas el presupuesto que sea, Ortner recomienda tener en cuenta estos datos:

• Lo ideal es planificar correctamente. Es recomendable establecer un presupuesto y partir de esa base para no llevarse sorpresas. Luego sabremos dónde podremos hacerlo, cuánta gente podremos invitar y qué tipo de evento podremos realizar.
• Si son varias amigas, pueden dividirse las tareas, alguien se encarga del lugar y la decoración, otra del catering, otra de los juegos, el timing, etc.
• Por lo general, se realiza por la tarde, a la hora de la merienda. Entonces, se puede ofrecer algo salado y algo dulce, hecho por las propias organizadoras. Y no puede faltar, ¡la clásica torta de pañales! Hoy se consiguen todo tipo de moldes sobre la temática que facilitan la tarea. Por ejemplo: se pueden hacer galletitas con formas de mamaderas, chupetes, sonajeros, etc. Cuanta más relación tenga con el tema elegido, más llamativo será y, por lo tanto, más lo recordarán.
• La decoración es otro punto muy importante para tener en cuenta. Puede ser vintage, Shabby chic o simplemente en un color determinado, rosa o celeste, según el sexo. Se podrán colgar banderines y guirnaldas, globos, carteles con el nombre del bebé que digan “Bienvenido”, “Te estamos esperando”, entre otras frases. Normalmente eligen colores pasteles para las flores, y se completa la decoración con velitas para lograr un ambiente cálido y romántico.

“Esta es una oportunidad perfecta para regalar y agasajar a la madre en sus últimos meses de embarazo, en donde cada uno de los invitados trae un regalo para el bebé y los anfitriones preparan divertidos juegos para compartir”, comenta Carolina.

¡A jugar!

Los juegos son protagonistas durante el Baby Shower. Al igual que en una despedida de soltera, pero en un tono más inocente y maternal. Se realizan prendas, competencias y distintas actividades en las que la madre pondrá a prueba qué es lo que sabe de su futuro rol maternal y, por supuesto, también pueden participar los invitados.
Algunas ideas para divertirse:

¡Vestir al bebé! Solo se necesitan muñecos y un montón de ropa de bebé, por tiempo. Se puede hacer en forma individual o en grupos. Cada equipo designará a la persona que deberá vestir el muñeco con los ojos vendados, siguiendo las indicaciones de su equipo. Como todo el mundo habla a la vez, no le va a resultar fácil saber si el mensaje le va dirigido. Risas aseguradas.

¿Qué es? Se trata de adivinar de qué objeto se trata, por supuesto, será algo relacionado con el tema: ¡bebé! Hay que poner en una bolsa o caja varios objetos para bebé, unos fáciles de reconocer como un chupete; otros más complicados, como un pomo de crema. Los jugadores deben reconocerlos por el tacto. Si lo logran, el objeto se queda con el equipo o jugador. Gana el que más objetos consigue reunir.

¡A comer! Vamos a comprobar que la futura mamá está preparada para darle de comer a su bebé. Sienta al futuro papá o a algún invitado en una silla con un gran babero. La mamá, con los ojos vendados, deberá darle de comer un yogur.

Panza globo. Otro gran clásico y muy divertido juego consiste en darle un globo a cada invitado. Deberán inflarlo y colocárselo bajo la remera. Quien logre atarse los zapatos más rápido será quien gane. ¡Se sorprenderán lo que les cuesta!

Adivinanzas. No puede faltar el juego principal donde el público deberá decir cuál es la circunferencia de la panza de la futura mamá.

Toda fiesta debe tener un recuerdo para que se lleven quienes asistieron. Así, los souvenirs de escarpines o minibiberones, o para las más golosas algún muffin con el nombre del bebé escrito con glasé, son algunos objetos para recordar este momento.

Muchas fotos, selfies, videos no pueden faltar para hacer de este día un momento único y compartirlo con tu bebé cuando crezca.

COMENTARIOS