Si no sabés cuánto tiempo dura un producto en el freezer o si es mejor dejarlo en el refrigerador, leé este nota y enterate todo lo que hay que tener en cuenta para que nada se eche a perder.

 

Conservar correctamente los alimentos en la heladera no sólo nos ayuda a evitar el desperdicio por tener que tirarlos cuando están en mal estado, sino que es una práctica necesaria para cuidar nuestra salud y la de toda la familia.

Los alimentos tienen un tiempo de guardado, luego pierden sus vitaminas y propiedades de sabor, olor, e incluso se secan. Esther Santana, licenciada en Nutrición y máster en Comercialización, nos aconseja tener en cuenta algunas precauciones para lograr una conservación óptima.

En el súper…

• Los alimentos congelados y de heladera se deben comprar últimos;
• Tenés 40 minutos, aproximadamente, para que el producto no se descongele;
• Lo ideal es utilizar bolsas térmicas para llegar a casa con los alimentos en condiciones.

En casa…

Una vez que regresamos con las compras, es necesario tener una prioridad de guardado para evitar la pérdida de frío. Entonces: primero, los congelados; luego, los refrigerados y, por último, los secos y los que no llevan frío. “Ya se debe tener preparada la heladera y el refrigerador para colocar lo que se ha comprado, la temperatura de los productos que están en la heladera bajan cuando se colocan nuevos productos a otra temperatura, por eso no hay que abarrotarla o llenarla”, indica Santana.

Para que no se produzca contaminación cruzada, deben ubicarse por grupos y en potes cerrados para que no se transmitan los olores y no chorreen sustancias como ocurre con las carnes crudas, pollo o cerdo, sobre vegetales o platos preparados. Esta precaución es fundamental ya que “si se contaminan pueden producir enfermedades gastrointestinales, y los más vulnerables son los niños y las personas mayores”, dice la nutricionista.

Al guardar los alimentos en la heladera es muy importante tener en cuenta la fecha de caducidad que figura en los envases o etiquetas y, si son elaborados por nosotras, no olvidemos colocarles la fecha de vencimiento para consumirlos sin riesgos a intoxicaciones.
Estos son los tiempos de vida útil que tienen los alimentos más consumidos:

En la heladera…

Pizza cocida: 3 a 4 días
Trozo de pollo y croquetas: 1 a 2 días
Sopas: 1 a 2 días
Guisos de verduras con carne: 3 a 4 días
Frutas cocidas: 1 día
Carne cruda: 3 días
Carne picada cruda: 1 a 2 días

“Las frutas son las que soportan más el guardado, no así las frutillas, bananas o arándanos, entre otros, que se dañan más rápidamente porque el proceso de maduración continúa más lento, pero en pocos días se pudren”, afirma la licenciada.

En freezer…

Pizza cocida: 1 a 2 meses
Trozo de pollo y croquetas: 1 a 3 meses
Sopas y guisos de verduras con carne: 2 a 3 meses
Frutas cocidas: 2 a 3 meses
Carne cruda: 2 a 6 meses
(cuanto más grasa visible tiene, es menor el tiempo de guardado porque se produce gusto a rancio)
Carne picada cruda: 1 a 2 meses

“Hay alimentos que no deben “freezarse” como la mayonesa y los huevos frescos, pero se pueden hacer algunos pequeños trucos: las claras mezcladas con azúcar o con sal, según cómo la vayas a utilizar se pueden freezar”, explica Santana y agrega otras recomendaciones:

• Las verduras y frutas frescas deben tratarse con un escaldado (proceso donde se sumerge el alimento en agua caliente o hirviendo, en corto tiempo y luego se pasa por un chorro de agua fría): el principal objetivo consiste en la inactivación de enzimas, se sumerge el alimento en agua caliente o hirviendo, un corto tiempo, y luego se pasa por un chorro de agua fría.
• Las ensaladas de pollo, huevo, atún, jamón o fideos no congelan bien, por lo que se debe cumplir con las fechas de congelado (la tienen en la puerta del freezer) ya que si se dejan más tiempo se alteran las grasas y les da sabor raro.

“Conviene recordar que respetar las temperaturas ayuda a que no contraigamos alguna enfermedad derivada de la mala conservación, por eso existe una regla: “Lo caliente debe estar caliente y lo frío debe estar frío a la hora de comer”. Las temperaturas de 5 a 60 grados están en una zona de peligro para enfermar porque las bacterias crecen allí. Por eso, la heladera debe estar a menos de 5 grados y el freezer a menos de 18 grados, mientras que, si vamos a cocinar, lo adecuado es hacerlo a una temperatura mayor a 70 grados”, concluye Santana.

 

Para que tus alimentos estén siempre aptos para consumir, tené en cuenta estos consejos de buenas prácticas:
-Guardar primero los alimentos que requieren frío.
-Controlar que la heladera funcione entre 0º y 5º.
-Disponer de forma correcta los alimentos en la heladera.
-Evitar colocar excesiva cantidad de alimentos para que la heladera no pierda capacidad de enfriamiento.
-Ordenar los alimentos de modo que “roten”, es decir, los alimentos recién comprados deben colocarse en la parte posterior y los que ya estaban llevarlos hacia adelante para consumirlos primero.

Fuente: FAO (Organización de Alimentos y Agricultura)

COMENTARIOS