Si te cuesta tomar agua, enterate cuáles son las infusiones y los alimentos que pueden ayudarte a tener una hidratación suficiente para sentirte plena aún en los peores días de calor.

 

No hay que esperar a tener sed para hidratarse. Esa es una máxima que tanto médicos como madres repiten hasta el cansancio pero… ¿cuántos de nosotros la ponemos en práctica? “Tomar entre un 1.5 litros y 2.5 litros es lo ideal en adultos, mientras que en los niños se recomienda hasta un litro diario. La hidratación debe realizarse durante todo el día, principalmente en horas del mediodía y de la tarde”, recuerda la licenciada Teresa Cóccaro, Nutricionista de INEBA.

No solo en época de calor debemos tener el hábito de tomar mucha agua, sino todo el año, pero al menos en verano es cuando más conciencia tenemos que tener de cumplir esa máxima para no sufrir un golpe de calor por la exposición a las altas temperaturas en horas no recomendables. Cuando eso ocurre, los síntomas que podemos sufrir son: dolor de cabeza, mareos, fiebre, sequedad bucal y desmayo. Además, nuestro estado de ánimo se puede ver afectado y producirnos mal humor, irritabilidad y cansancio. Antes de que esto ocurra, momento en el que debemos consultar a un médico, lo ideal es prevenir y para ello la alimentación es nuestra mejor aliada.

La licenciada Cóccaro recuerda que “todos los grupos alimentarios deben formar parte de la alimentación del verano, modificando la forma de preparación, como por ejemplo, evitando las frituras” y agrega que “los alimentos, como las frutas y las verduras, son la principal fuente de hidratación. Lo ideal es consumirlos frescos en ensaladas o en jugos o licuados, o bien acompañando alguna carne magra, tipo pollo, o agregándole trozos de queso port salud. Luego, le siguen los lácteos, como el yogur o la leche descremada”.

No todas las infusiones hidratan

Al elegir qué tomar hay que tener en cuenta que algunas bebidas solo calman la sed, como las gaseosas, y otras además nos hidratan. En este sentido la regla de oro es que la base de toda hidratación es el agua potable, “a partir de ella se puede lograr estar bien hidratados, por ejemplo con jugos de frutas, jugos artificiales, mate frío, té tibio, licuados de frutas y verduras”, explica la nutricionista. Elegí cuál vas a tomar, acompañá con alguna fruta o ensalada y ¡mantenete bien hidratada antes de que la sed te sorprenda!

COMENTARIOS