Frutas, verduras, frutos secos y lácteos son las colaciones ideales para cuando queremos “picar” algo rico sin resignar nuestro hábito de tener una dieta equilibrada.

 

Estamos de vacaciones en la playa, relajadas y, de repente, nos vienen esas ganas de comer algo ¿dulce?, ¿salado? Pasa el señor de los choclos, atrás el de los barquillos y un poco más tarde el heladero. La tentación nos invade, queremos pararlos a todos y asaltarlos en nombre de nuestro apetito, pero nos acordamos de que nos quedan diez días más de vacaciones y de que no queremos volver a casa con esos kilos de más que después luchamos todo el año por bajar. Para esos momentos en los que queremos comer algo rico y saludable, mejor pensar en snacks, que podemos preparar antes de ir a la playa y saborear a lo largo del día.

“Para hacer dieta y poder mantenerla por un largo período de tiempo es necesario proveerle al cuerpo todos los nutrientes, vitaminas y minerales recomendados. Muchas veces, erróneamente, acudimos a los alimentos bajos en calorías, pero estos snacks no generan saciedad y, por el contrario, nos dan ganas de comer más. Los azúcares refinados y las grasas tienen ese efecto en el ser humano, no aportan fibra alimentaria ni proteínas ni nos dan la energía que necesitamos”, explica la licenciada Liliana Grimberg (MN 978), Nutricionista Dietista, Coordinadora del Área De Nutrición Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna. La Licenciada hizo una selección de snacks naturales que son “fáciles de transportar y, principalmente, contienen mucha fibra y nutren al organismo” para que te des un gusto saludable mientras disfrutás del mar y la arena:

Las frutas: la mayoría son muy prácticas para comer en cualquier lado, como la manzana o naranjas, y a cualquier hora del día. Otras como las frutillas, kiwi, ananá o melón se pueden lavar, pelar, cortar y llevar en un recipiente hermético.

Las almendras y las nueces: son una excelente opción para hacer colaciones saludables controlando la medida. Se pueden comprar por cantidad y armar porciones con bolsas para llevar cuando lo necesites.

Las zanahorias bebé: pueden ser una alternativa deliciosa junto con los tomates cherry para hacer pequeñas comidas o para comerlas con la mano. Se puede sumar huevo duro o claras de huevo duro para hacer una mini ensalada. Es importante llevarlas en bolsos térmicos con conservantes por el calor.

Mix de frutas secas: no todos los mix de frutas secas son las mejores opciones así que tenés que prestar atención y buscar las variedades que no traen sal y no son fritas. Lo mejor es una mezcla de almendras, nueces, semillas de girasol, semillas de calabaza y sésamo.

Banana: es rica en potasio, fibra y vitamina B6, además ayuda a estabilizar tu estado de ánimo y aumenta los niveles de energía. Comela sola o combinada con frutos secos y yogur, incluso para reemplazar el almuerzo.

Los vegetales como apio y zanahoria: cortados en bastones son realmente deliciosos y muy fáciles de transportar. Podés acompañarlos también con frutos secos.

Yogur descremado: en cualquiera de sus versiones, ya sea bebible, firme o cremoso, es muy rico.

COMENTARIOS