Su característico sabor a manzana y la baja graduación alcohólica la hacen una de las bebidas preferidas durante las fiestas de fin de año. Sin embargo, en la actualidad su consumo se está ampliando a otras ocasiones y formatos.

 

En las mesas de los argentinos, al momento del brindis, nunca faltan las copas llenas de sidra para pedir los mejores deseos. Porque es rica, fácil de tomar y muy refrescante, todavía sigue siendo una de las bebidas más elegidas.
“Nuestro país está entre los principales consumidores del mundo con 650 mil hectolitros por año detrás de Estados Unidos, Inglaterra, Australia y Sudáfrica”, dice Vanina De Martino, Gerente de Marketing de la división sidras de CCU Argentina.

Si bien su consumo se da principalmente en los meses de noviembre y diciembre, cada vez más se la elige para disfrutar durante todo el año. “Venimos trabajando desde hace unos años en desestacionalizar su consumo, como pasa en otros países del mundo, donde la sidra se ha convertido en la “reina” de los más jóvenes y se adueñó de barras y boliches”, explica De Martino.

De a poco, van surgiendo nuevos formatos y sabores. Desde envases individuales hasta tirada de barril (¡sí, como la cerveza!), el consumidor tiene cada vez más opciones. Premium, clásica y con sabor a frutos rojos, la tradicional sidra se adapta a los tiempos modernos.

“Recientemente en un estudio de mercado que realizamos encontramos a los consumidores con mucha mejor valoración de la sidra respecto a hace 5 años. Este cambio también se plasma en los números donde se observa que el consumo de este tipo de sidras creció un 100% en el último año”, indica la representante de CCU y destaca que la evolución en su consumo se basa en:

• El fortalecimiento de su reputación y posicionamiento en el mercado: el 70% de los consumidores dice que la sidra es una bebida rica, un 75% que es refrescante, un 57% entiende que está elaborada con ingredientes naturales, un 74% cree que es ideal para momentos con amigos, y un 40% revela que escuchó hablar sobre la sidra o leyó sobre ella.
• La innovación que la industria está teniendo: con la presentación de nuevos envases y sabores como la incorporación de frutos rojos al clásico manzana.

La sidra no solo es una bebida natural, con baja graduación alcohólica (entre 3 y 8%), sino que además es rica en nutrientes esenciales como vitaminas (B, C, E y K), minerales (potasio, zinc, magnesio, fósforo y sodio), antioxidantes naturales (ayudan a reducir los efectos negativos de los radicales libres), polifenoles y sustancias péptidas. Por su contenido de pectina, ayuda en la prevención del infarto de miocardio y la arteriosclerosis. También ayuda a reducir el colesterol alto y los triglicéridos, y al ser rica en enzimas digestivas es una bebida que favorece la regulación del intestino.

¿Vos en qué momento tomarías una sidra?

COMENTARIOS