Si sos fanática del Kani Kama, no dejes de leer esta nota. Te contamos las mejores recetas que podés hacer para disfrutarlo frío, caliente o como un dip.

 

Si decimos palitos de cangrejo o de surimi, quizás no te suene demasiado conocido. Pero si hablamos de Kani Kama, seguramente recuerdes alguna receta que hayas hecho, sobre todo la clásica ensalada con palmitos y salsa golf. Es que, al igual que sucedió con otros alimentos, el nombre de la marca se convirtió en la referencia al producto.

En Argentina el único productor de bastones de surimi es el frigorífico Santa Elena, ubicado en Santa Cruz, que desde 1988 los elabora con pescado blanco, que puede ser Polaca o el Hoki o Merluza de Cola, extraído del Océano Atlántico.

Pura proteína

“El surimi es la máxima expresión de la proteína de pescado. Se elabora a bordo con pescado recién capturado, tomando la proteína de mejor calidad, con un proceso de origen milenario desarrollado en Japón. La proteína de pescado así obtenida está libre de grasas y de los compuestos responsables del típico olor a pescado”, cuenta Alfredo Pott, dueño del frigorífico familiar.

Una vez en la planta frigorífica, el proceso de elaboración lo transforma en los palitos con sabor centolla que encontramos en el supermercado. Sus principales características nutricionales, son:

• Alto valor nutricional,

• Bajo en calorías y colesterol,

• Proteína de alta calidad,

• Sin conservantes,

• Sin gluten, por lo que es apto para celíacos.

Si bien estamos acostumbrados a comerlo en ensaladas frías, “es un ingrediente que puede agregarse también a platos calientes como crepes, tartas, tortillas, pastas, arroz, empanadas o pizzas, por ejemplo, también combina muy bien con el queso gruyere y se lo puede mezclar con queso crema para preparar un dip”, dice la cocinera y food stylist Marcela Sorondo y explica que para utilizarlo sólo hay que descongelarlo, no hace falta lavarlo ni cocinarlo, ya que está listo para comer.

Para confirmar lo que dice, Marcela Sorondo nos deja tres recetas y nos invita a probar los bastones de surimi de una manera diferente.

  • Ensalada de remolachas, papas y Kani Kama

Ingredientes para 2 porciones

Papas peladas y cortadas en trozos chicos e irregulares 300 g
Sal a gusto
Cebolla picada 1 un.
Ajo picado ½ diente
Aceite de oliva 1 cda.
Crema de leche light mezclada con jugo de ½ limón 6 cdas.
Albahaca 1 ramo
Remolacha hervida y cortada en gajos 3 un.
Kani Kama ahumado descongelado 8 palitos
Ciboulette picada 1 cda.
Pimienta recién molida

Preparación: hervir las papas en agua y sal. Mientras, en una sartén rehogar la cebolla y el ajo en aceite de oliva hasta que estén transparentes pero no muy dorados. Escurrir las papas, dejar entibiar bajo agua fría, escurrir nuevamente y agregar la cebolla, el ajo y la mitad de la mezcla de crema, reservar frío. Separar hojas lindas de albahaca, colocar sobre 2 platos, agregar las papas, las remolachas y el Kani Kama ahumado cortado en trozos. Rociar con la otra mitad de la crema. Espolvorear con pimienta y ciboulette.

 

  • Triángulos de Kani Kama y vegetales

Ingredientes para 24 triángulos
Kani Kama clásico 1 paquete
Tapas de empanada para horno 24 un.
Harina c/n
Manteca derretida 40 g
Cebolla picada 2 un.
Zanahoria mediana cortada en cubitos chicos 2 un.
Arvejas descongelado 1 tz.
Queso crema 6 cdas.
Sal y pimienta a gusto
Cebolla de verdeo 3 un.
Huevo batido (con 2 cdas. de agua) 1 un.
Semillas de sésamo o de amapola a gusto

Preparación: descongelar los palitos de Kani Kama y cortarlos en trocitos, reservar.
Estirar las tapas de empanadas formando rectángulos lo más largos y finos posibles, conservar las masas estiradas en la heladera tapadas con papel de cocina. Hervir a fuego suave, con poco agua, la cebolla con las zanahorias hasta que estén cocidas, agregar más agua a medida que haga falta. Agregar las arvejas y continuar la cocción hasta que estén tiernas. Dejar enfriar, incorporar el Kani Kama, el queso crema, sal y pimienta, y las cebollas de verdeo picadas. Pintar las masas con manteca. Rellenarlas colocando una porción de la mezcla de Kani Kama en un extremo y doblar encerrando el relleno formando un triángulo. Doblar los costados hacia adentro y seguir doblando sobre sí misma formando la “empanda triangular”. Colocar en una placa enharinada o aceitada. Pintar con el huevo batido y espolvorear con las semillas de ampola. Hornear a 180C° hasta que la masa esté dorada.

 

  • Penne rigatte gratinados con Kani Kama y champignones

Ingredientes para 6 porciones
Kani Kama clásico 1 paquete
Pensé rigate 500 g
Cebolla de verdeo cortada en rodajitas 3 un.
Aceite de oliva 2 cdas.
Champignones cortados en cuartos 200 g
Hierbas frescas picadas 2 cdas.
Salsa blanca liviana caliente 1 tz.
Crema de leche light 200 cc
Queso rallado 150g
Sal y pimienta a gusto

Preparación: cortar los palitos de Kani Kama en trocitos. Hervir la pasta al dente en abundante agua con sal. Escurrir y reservar al calor. Rehogar los verdeos en una sartén con el aceite de oliva, agregar los champignones y cocinar hasta que apenas cambien de color y estén tiernos. En un bol grande mezclarlos con la salsa blanca, las hierbas, la crema de leche, 100 g de queso rallado, sal y pimienta recién molida y las hierbas. Agregar la pasta y el Kani Kama, mezclar y colocar en una fuente de horno. Espolvorear con 50 g de queso y gratinar en el horno unos minutos a fuego fuerte.

 

 

COMENTARIOS