Aquí,  un trío  de  recetas  fáciles  y  sin  fuego  para  preparar  con  tus  hijos  y  que  se diviertan en la cocina.

 

Para  que  aprendan  a  comer  de  todo,  lo  importante  es  que  empiecen  a  amigarse  desde chiquitos  con  la  cocina:  ¿quién  dijo  que  las  mesadas  son  sólo  territorio  de  mamá?  Así que armate de paciencia, organizate, mandalos a lavarse las manos, poneles un delantal e invitalos a la cocina para que pasen un buen rato compartido.

 

Brochettes de frutas (para cuatro)

Ingredientes:

2 bananas

2 kiwis

8 frutillas

2 naranjas

Azúcar a gusto

4 palitos de brochette

Preparación:

Cortá las  bananas  en  rodajas  anchas,  el  kiwi  y  la  naranja  en  dados  y  las  frutillas,  al medio (hacelo vos). Intercalá los trozos en el palito, procurando combinar colores (que lo  hagan  los  chicos).  Verté azúcar  en  un  plato y  apoyá  las  brochettes  de  un  lado  y  del otro para que se pegue (que lo hagan los chicos).  ¡Y listo!

 

Copas de langostinos y guacamole (para cuatro) 

 

Ingredientes:

4 langostinos pelados

2 paltas

1 cebolla chica

2 tomates redondos

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de limón

Sal a gusto

 

Preparación:

Partí al medio las paltas, sacales el carozo y pisalas (pueden ayudar los chicos). Cortá y picá bien la cebolla, y los tomates (hacelo vos). Mezclá el puré de palta con el tomate y la  cebolla  y  agregale  el  aceite  de  oliva,  la  sal  y  el  limón  (que  lo  hagan  los  chicos). Servilos en copas o bowls transparentes  y agregales un  langostino a cada una. Servilas en el momento.

Trufas (para cuatro)

Ingredientes:

1 paquete de vainillas

4 cucharadas de dulce de leche

100 gramos de manteca

100 gramos de chocolate en barra

100 gramos de cacao en polvo

100 gramos de azúcar impalpable

Preparación:

Desmenuzá las vainillas con las manos (que lo hagan los chicos). Fundí el chocolate con la manteca en el microondas (hacelo vos). Mezclalo con las vainillas y el dulce de leche hasta formar una pasta (pueden ayudar  los chicos).  Si cuesta unir  la  mezcla,  habrá que agregar  más  dulce  de  leche.  Después,  hacé  bolitas  con  las  palmas  de  las  manos  y pasalas  por  el  cacao  o  por  el  azúcar  impalpable,  para  lograr trufas  negras  y  trufas blancas (que  lo hagan  los chicos). Ponelas al  menos tres horas en  la heladera o un rato en el freezer y a disfrutarlas con el postre o con el café de sobremesa.

COMENTARIOS