La pasta de garbanzos está ganando adeptos no solo entre los vegetarianos por su gran aporte de calcio, sino en todos los que se animan a probar nuevos y exóticos sabores. Te contamos cómo prepararlo y sus beneficios para la salud.

 

Plato típico de la cocina de Medio Oriente, libanesa y judía, cada vez más el hummus se hace su lugar entre las opciones cremosas para untar y picotear antes de las comidas. La receta básica se hace mezclando puré de garbanzos con pasta de sésamo, ajo, limón, mucho comino, sal marina, pimienta molida y un toque de aceite de oliva. Pero, como todo, también se adapta a los gustos y cultura de cada región.

Mariana Bisso, experta en cocina saludable vegetariana, nos cuenta que “son muchas las recetas que se pueden hacer con el humus, combinado con diferentes vegetales de estación o ingredientes. ¡Esto hace que nunca sea aburrido consumirlo y que cada uno pueda hacer su propia versión!”. Así, a la receta tradicional se le agrega un ingrediente diferente y podemos tener:

  • Hummus + puré de remolachas: Pink Hummus o Hummus rosado
  • Hummus + puré de zanahoria: Orange hummus o Hummus naranja
  • Hummus + puré de palta : Avohummus o Hummus verde o de palta
  • Hummus + corazones de alcaucil
  • Hummus + Tomatitos secos hidratados en oliva
  • Hummus + cebolla caramelizada

Supernutritivo

Además de sabor, el hummus tiene muchos beneficios nutricionales derivados, principalmente, de sus dos componentes principales, como explica Bisso:

Garbanzos: estas legumbres están compuestas por hidratos de carbono complejos, por lo que son una buena fuente de energía para aquellos que necesitan estar activos durante todo el día, como deportistas y niños en edad escolar o estudiantes, dado que son de absorción lenta. Contienen ácidos grasos insaturados linoleico y oleico, que ayudan a proteger el organismo del colesterol malo. Dentro de los minerales y vitaminas que proveen, destacan el magnesio, el hierro, el fósforo y el potasio. Tienen alto contenido de fibras y ayudan a la limpieza de nuestro intestino.

Sésamo: es una de las mayores fuentes de calcio que podemos encontrar en mundo vegetal, convirtiéndose en un gran aliado para quienes elijan llevar una dieta vegana.

¡A prepararlo!

Mejor que leer es probar, así que Mariana Bisso nos deja su receta del clásico hummus de garbanzos para que cada una le agreguemos lo que más nos guste y darle nuestro propio toque.

Ingredientes
Garbanzos 2 tz.
Ajo 3 dientes
Pasta taina o pasta de maní natural 1 cda. (sopera)
Jugo de un limón
Sal marina rosa
Pimienta negra molida

Para servir
Aceite de oliva
Pimentón dulce

Preparación: la noche anterior poner a remojar los garbanzos en abundante agua, en un bowl grande porque duplican su tamaño. Al día siguiente, retirar el agua de remojo y cocinar los garbanzos en abundante agua con unas tiritas de alga Kombu (tiene muchos minerales y neutraliza los gases que se provocan en la digestión). No agregar sal para que no se endurezcan los garbanzos. A medida que se cocinan ir retirando la espuma que se forma por arriba. Una vez que hierven, bajar el fuego al mínimo y tapar. Cocinar hasta que estén bien tiernos. Procesar con minipimer los garbanzos cocidos, los 3 dientes de ajo picados, la pasta taina/tahini o de maní, el jugo de limón y la sal. Ir incorporando de a poco el agua de cocción. Ojo, no poner demasiado porque sino ¡nos queda aguado! Procesar hasta llegar al punto cremoso, untable, como un puré sin grumos.

Para servir: poner el hummus en un bowl pequeño, arriba un hilo de aceite de oliva de primera prensada y unas cucharaditas de pimentón.

Podés comerlo acompañado de bastoncitos de zanahoria, apio o pepino, grisines integrales, crackers de semillas o tostaditas de pan intergal. También se puede untar para un sandwich reemplazando otros aderezos e, incluso, comer en una ensalada o con pastas. ¿Te lo vas a perder?

 

Seguí a Mariana Bisso en:
Instagram: @cocina.mona
Facebook: Cocina Mona
E-mail: cocinamona@gmail.com

COMENTARIOS