Cremoso o de agua, mirá qué fácil y rápido podés darte un gusto a toda hora, con estas recetas naturales que te aportan todos los nutrientes de las frutas.

 

Tener helado en tu casa a toda hora y de los sabores frutales que más te gustan es más simple de lo que pensás. Solo tenés que seleccionar la fruta (preferiblemente una que sea de estación), cortarla en rodajas o trozos, guardarla en bolsitas y llevarlas al freezer durante por lo menos tres horas. Después solo queda elegir el momento en que vas a prepararlo y en pocos minutos estarás disfrutando de estas simples recetas de Laura Vannelli, reeducadora alimentaria y dueña del restaurante “Mattinata”.

HELADO NATURAL DE FRUTAS

Ingredientes

Frutas a elección: caqui, mango, frutillas, frambuesas, melón, previamente freezadas.
Esencia de vainilla o almendras c/n.
Azúcar mascabo, xylotol, estevia o miel a gusto (solo si se desea endulzar).
Sal 1 pizca (realza el sabor dulce de las frutas)
Cerezas, frutillas, almendras, nueces, coco, pepas de chocolate amargo, menta c/n para decorar a gusto.

Preparación

Licuar todos los ingredientes (no descongelar las frutas) y agregar agua natural, solo si fuera necesario, pero muy poca, para ir ablandando el preparado.
Decorar con lo que más les guste y servir

HELADO NATURAL CREMOSO

Ingredientes

Frutas a elección: caqui, mango, frutillas, frambuesas, melón, previamente freezadas.
Esencia de vainilla o almendras c/n.
Azúcar mascabo, xylotol, estevia o miel a gusto (solo si se desea endulzar).
Castañas de cajú, previamente hidratadas, 1 tz, o palta 1
Sal 1 pizca (realza el sabor dulce de las frutas)
Cerezas, frutillas, almendras, nueces, coco, pepas de chocolate amargo, menta c/n para decorar a gusto.

Preparación

Licuar las castañas de cajú o la palta e incorporar el resto de los ingredientes (no descongelar las frutas) y volver a licuar.
Decorar con lo que más les guste y servir.

Para un helado de chocolate: licuá banana congelada, palta y chocolate amargo.
“Son helados saludables, porque no tienen grasa animal, agregados químicos ni conservantes y mantienen todos los nutrientes naturales de las frutas”, explica Vannelli. Es por eso que lo ideal es prepararlos y consumirlos en el momento.

Si bien se pueden hacer con cualquier fruta, la especialista aconseja utilizar: “Las que tienen poco líquido como frutillas, cerezas, bananas, arándanos, duraznos o ananá. Y, en el caso de los frutos rojos, se puede añadir castañas de cajú o palta para hacerlos más cremosos, también se le puede agregar semillas de chía para espesar”.

COMENTARIOS