Sorprendé a tu pareja con una fondeau de quesos y una mousse de chocolate. Simples de preparar y deliciosas, dos imperdibles para una noche especial.

* Asesoró Ezequiel Pittet. Cocinero

 

Luz tenue, velitas aromáticas, una pequeña mesa (por qué no en el jardín o en el balcón), música suave y una rica cena preparada por vos. Sorprendé a tu pareja con estos clásicos platos que van a activar todos sus sentidos.

Empezá la noche con una copa de vino y una Fondue de Quesos

Ingredientes para la Fondue

Ajo 1 diente
Queso Gruyere 350 g
Queso Gouda 150 g
Queso Emmental 150 g
Queso Fontina 100 g
Vino blanco (Sauvignon Blanc) 300 ml
Kirsch (aguardiente de cerezas) 20 ml
Nuez moscada 1 pizca

Preparación

Frotar el interior de la olla con el diente de ajo, es importante este paso ya que, además de añadir un toque aromático, impregna la superficie con una oleosidad que impedirá que el queso se adhiera. Incorporar los quesos picados en cubos pequeños junto con el vino. Llevar a fuego muy suave. Revolver continuamente con cuchara de madera hasta que la preparación esté homogénea. Una vez lograda esa consistencia, incorporar el Kirsch y la nuez moscada, si fuera necesario darle una consistencia más espesa se puede espesar con almidón de maíz diluido en agua o vino.

Secretos para una buena fondeau:

• Si se corta la fondue durante su preparación, agregale apenas un poquito de vinagre o jugo de limón.
• La fondue es originaria de la gastronomía suiza. Actualmente se preparan diferentes opciones, pero la de queso sigue siendo la más típica.
• Para preparar esta receta, necesitaremos un caquelón, también llamado fondue, que es la cazuela que se emplea para hacerla, suele estar hecha de barro cocido, porcelana o hierro fundido, y tiene un fondo grueso que evita que el queso se queme. Se necesita también un pequeño hornillo que mantenga caliente el contenido del caquelón. Si no tenemos una fondue tradicional, podemos hacerla empleando una cacerola adecuada, un hornillo de tamaño adecuado y unos tenedores largos.

Para pinchar, vas a necesitar:
Pan (mejor, si es del día anterior) 400 g
Manteca derretida 60 g
Papas 300 g
Tomillo 2 briznas
Brócoli 1
Vinagre 1 cdta.
Cantidad necesaria de sal, pimienta y aceite de oliva.

Croutons: cortar cubos de pan de 2 cm por 2 cm. Colocarlos en una placa de horno y rociarlos con la manteca derretida. Llevar a horno fuerte (200° C) 10 minutos aproximadamente o hasta que doren. No se deben secar mucho.

Papines: pelar y cortar las papas del mismo tamaño que los cubos de pan. Las colocamos en una placa de horno pintada con aceite de oliva y rociamos con más oliva, les agregamos sal, pimienta y hojitas de tomillo. Llevamos a horno medio (160° C) hasta que estén cocidas y doradas.

Brócoli: en una cacerola con agua hirviendo, sal y vinagre, vamos a cocer por unos 15 minutos aproximadamente nuestro brócoli previamente lavado y cortado en trozos del tamaño de un bocado. Al pincharlo debe estar tierno, pero ofrecer resistencia. Colar y cortar la cocción con agua fría. Reservar. Al momento de servir les daremos un ligero salteado en sartén con un chorrito de oliva. Una opción es agregarle ajo picado en el salteado para darle más sabor.

 

Para el postre, no puede faltar una Mousse de chocolate, un afrodisíaco natural para el amor…

Ingredientes

Chocolate semiamargo para fundir 200 g
Claras de huevo 4
Crema de leche líquida 200 g
Semillas de cardamomo 1 cdta.
Canela molida ½ cdta.
Azúcar 4 cdas.
Avellanas peladas 100 g
Opcional: hojas de menta

Preparación

Picar groseramente las avellanas y en un sartén, sin materia grasa, llevar a fuego suave para tostarlas un poco, esto nos llevará unos 5 a 10 minutos. No deben quemarse. Retiramos y reservamos.
Para el mousse, calentar la crema líquida con las semillas de cardamomo y la canela hasta que empiece a hervir. Fuera del fuego, añadir el chocolate troceado y removerlo hasta que esté fundido. Luego debemos pasarlo por un colador, cubrirlo con un separador plástico o film, que quede en contacto con la crema, para que no se nos haga una capa sólida, y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Mientras, batimos a nieve las claras y el azúcar.
Mezclar la crema con las claras batidas a nieve con movimientos envolventes, cuando esté todo bien mezclado rellenar vasitos o cazuelitas individuales. Llevar a heladera mínimo unas 2 horas.
Al servir, agregamos por encima nuestras avellanas tostadas y podemos decorar con unas hojitas de menta fresca.

Animate a jugar con los aromas, los sabores y la textura que ofrecen estas comidas y, ¡celebrá el amor!

COMENTARIOS