Aprovechá la temporada y, si todavía no sos fanática, te damos cinco razones saludables para consumirlos y algunos secretos para aprovecharlos al 100%.

 

Desde hace algunos años los arándanos se incorporaron a nuestras vidas. Esas pequeñas bolitas azules no solo dan sabor y color a cremosos helados, postres, licuados y smoothies, entre otras recetas, sino que además aportan una gran cantidad de nutrientes que le dan todo el poder para ser una “superfruta”.

Estas son las cinco razones para consumir una taza (125 gramos) de arándanos diaria:

  • Bajos en grasas y sodio, y contienen solo 80 calorías.
  • Antioxidantes: sus fitonutrientes contienen antioxidantes y propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a prevenir los procesos de enfermedades cardiovasculares, cáncer y envejecimiento prematuro.
  • Magnesio: muy importante para el desarrollo de los huesos y para transformar las proteínas, carbohidratos y grasas en energía.
  • Fuente de fibra dietética: cantidad ideal para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Además, agrega volumen a la dieta, lo que nos hace sentir llenas más rápido. También ayuda a reducir el colesterol malo.
  • Vitamina C: ofrece casi el 25% de esta vitamina requerida diariamente.

Es una alternativa fresca, natural y saludable que se puede comer como snacks, colación o postre. “El arándano es una fruta altamente nutritiva que aporta numerosos beneficios para la salud entre los que se destacan el mejoramiento de funciones cognitivas, la prevención de enfermedades cardiovasculares y del tracto urinario”, afirman los especialistas.

Es un producto muy versátil ya que se puede incluir tanto en preparaciones saladas como dulces. También se pueden comer en cualquier momento del día y son ideales para reemplazar tentaciones. Son muy buenos para toda la familia, principalmente para los más chicos. Pero para disfrutar de su característico sabor acidulado y dulce y todas sus bondades, hay que tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Comerlos de a muchos a la vez: para tener una mejor experiencia es recomendable comer un puñado de arándanos en vez de probarlos de a uno. Eso hace que se combinen los diferentes sabores en la boca dejando un gusto inigualable.
  • Comerlos de a muchos a la vez: para tener una mejor experiencia es recomendable comer un puñado de arándanos en vez de probarlos de a uno. Eso hace que se combinen los diferentes sabores en la boca dejando un gusto inigualable.
  • Mantenerlos refrigerados: es muy importante conservarlos en la heladera. Al ser un producto perecedero de esta forma es posible prolongar su vida útil.
  • Preferentemente consumirlos frescos: en caso de que se empiecen a poner maduros, se pueden utilizar en diferentes preparaciones como salsas, mermeladas, jugos, etc. También se los puede congelar para su posterior consumo.
  • Para saber si está listo para consumir: el arándano tiene que tener un color azulado completo en toda la baya y debe estar recubierto de una cera blanquecina (llamada bloom), lo cual es señal de frescura y calidad. También se evalúa firmeza, acidez y dulzor. Además, que esté envasado sin estar amontonado (en cajitas perforadas para que circule el aire). Antes de comprarlos, dar vuelta la cubeta y revisar que no haya arándanos aplastados o en mal estado.

Ahora que sabemos cómo consumirlos y lo bien que nos hacen a nuestro organismo, solo tenemos que incorporarlos a nuestra alimentación. Te compartimos dos clásicas recetas para una merienda superpotente:

  • Licuado de arándanos y lima

Ingredientes
Arándanos frescos 500 g
Lima 1 un.
Agua 250 ml
Edulcorante a gusto
Hojitas de menta (opcional)

Procedimiento: pelar la lima, retirar las semillas y cortarla en trozos pequeños. Colocar en la licuadora los arándanos, la lima, el agua y el edulcorante, y licuar bien. Servilo en vasos largos con hielo granizado. Podés decorarlo con unas hojitas de menta.

  • Muffins con arándanos

Ingredientes
Maicena 200 g
Harina 50 g
Azúcar 200 g
Manteca 200 g
Yema de huevo 4 un.
Clara de huevo 4 un.
Bicarbonato de sodio 2 cdtas.
Arándanos frescos 200 g

Procedimiento: batir las claras a punto nieve hasta que queden bien firmes. Aparte, batir levemente las yemas e incorporarlas cuidadosamente a las claras. Añadir el azúcar, mezclar, agregar la manteca y volver a mezclar. Tamizar la maicena, la harina y el bicarbonato de sodio. Mezclarlos bien y agregarlos a la preparación anterior, revolver para integrar. Por último, incorporar los arándanos y volver a mezclar. Poner pirotines en moldes para muffins. Llenar hasta dos tercios de su capacidad y cocinar en horno precalentado a 180 ºC durante 20 minutos o hasta que al introducirles un palillo en la parte más alta, este salga seco. Retirar los muffins del horno y dejarlos reposar durante 5 minutos. Transcurrido ese tiempo, colocarlos sobre una rejilla para que se enfríen y ¡a disfrutarlos!

 

Fuente: Comité Argentino de Arándanos. Facebook: Mejor con arándanos

 

COMENTARIOS