Sobre la base de harina y agua, el clásico italiano de todos los tiempos tiene múltiples opciones, para todos los gustos. Elegí tu pizza para esta noche.

 

Tan  simple  como  exquisita,  la  pizza  es  fácil  de  preparar  y  amigable  para  comer.  La masa, el queso y sus  múltiples agregados para que una  excelente pizza resulte de  ideas superrevolucionarias.

 

Para la masa:

  • 450 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 2 cucharadas de aceite
  • 250 ml de agua
  • 2 cucharaditas de sal

Preparación:

Mezclá el  harina  con  la  levadura,  la  sal  y  el  aceite.  Agregale  el  agua  y,  una  vez  que tengas la masa, amasala sobre el mármol de tu cocina, con más harina, hasta formar un bollo.  Rociá  un  bol  con  aceite, poné  el  bollo  adentro, tapalo  con  papel  film  y  dejalo levar un par de horas. Dividí el bollo en dos o cuatro, dependiendo del grosor y tamaño que  quieras  para  tus  pizzas.  Precalentá  el  horno  y  dejá  reposar  los  bollos  durante  20 minutos, tapados con un repasador. Después, estirá la masa sobre un molde previamente aceitado y  llevalo al horno durante 10 minutos aproximadamente. Agregale un poco de salsa de tomate y dale un último golpe de horno antes de sacarla.

 

Nuestras preferidas:

De mar: Con camarones previamente salteados, salsa de tomate y queso mozzarella.

Mexicana: Con garbanzos  y porotos negros cocidos, queso cheddar, nachos  y, una vez fuera del horno, salsa guacamole (palta, tomate y cebolla).

Tremenda:  Con  huevos  frito,  salsa  de  tomate,  panceta  previamente salteada y queso mozzarella.

Americana:  Con  queso  sardo  y  mozzarella,  pollo  desmenuzado  previamente  horneado y salsa barbacoa.

 Norteña:  Con  morcilla  cruda  cortada  en  rodajas, queso  de  cabra,  espárragos  y  queso mozzarella.

Alemana: Con cebolla morada salteada y caramelizada, salchichas alemanas (con piel) hervidas y cortadas en rodajas y queso mozzarella.

Palermitana: Con queso mozzarella, zanahoria rallada cruda y, una vez fuera del horno, hummus y rúcula.

Naranja  y  verde:  Con  dados  de  calabaza  apenas  azucarada  y  brócoli,  hervidos previamente, y mezcla de queso mozzarella con roquefort.

COMENTARIOS