Los colaboradores de Cencosud, invitados por Disco, junto con sus hijos, sobrinos, ahijados y hermanos participaron de la Fábrica de Juguetes que Disco Responsable -la iniciativa de RSE de la marca- y Fundación Sí realizaron para que en el Día del Niño todos reciban su regalo.

 

Poco a poco la sala de Capacitación en las oficinas de Cencosud de Martínez se fue llenando de chicos que junto con sus papás, mamás y tíos -entre otros parentescos- participaron de un inolvidable encuentro solidario.

Algunos con pincel en mano; otros, con lanas de colores, todos estaban listos para participar del Taller organizado por Disco Responsable junto a Fundación Sí el pasado viernes 21 de julio.

“Lo que hoy buscamos, entre los chicos y sus papás o familiares, fue armar juntos un juguete para esos niños que no tienen la posibilidad de tener uno. Intentamos alimentar el espíritu solidario”, aseguró Lorena Brignardello, Jefe de RSE de Disco y agregó que “con la Fundación además colaboramos con la Residencia Universitaria de Córdoba para que jóvenes de escuelas rurales puedan continuar sus estudios universitarios”.

María Tomassoni, voluntaria de Fundación Sí, fue quien dirigió la actividad y contó que “desde la Fundación siempre tratamos de acercarnos al otro y hoy nos vamos a acercar haciendo algo para regalar a otros nenes en el Día del niño. La idea del taller es que los chicos se empiecen a comprometer con temas de solidaridad y de acompañar al otro que está en una situación distinta”.

Las opciones fueron elegir juguetes para pintar, como rompecabezas, pistas de autos o casas de muñecas con sus muebles, o realizar títeres. Todo será regalado a niños de hogares y comedores infantiles con los que trabaja la Fundación.

El taller se dividió en dos grupos durante toda la mañana y, aprovechando las vacaciones de invierno, muchos colaboradores se acercaron para compartir este momento con los más pequeños de la familia. Sebastián Frettes, quien trabaja en el área de Sistemas, se sumó a la propuesta junto con sus dos sobrinos y al hijo de su mujer porque “les gusta hacer manualidades y me gustó la idea para que puedan compartir este momento, conocer el lugar donde trabajo y que tengan la experiencia de poder hacer algo para otros chicos que no tienen la posibilidad de tener un regalo”.

En la mesa de al lado, se encontraban Melina y Maricel, dos amigas virtuales (porque hasta ese día nunca se habían visto) que se conocían a través de sus madres Laura Vargas y Verónica Bernachea, que trabajan una en Impuestos y la otra en Sistemas. “Mi hija está acostumbrada porque va a un colegio donde hacen acciones solidarias. Estoy muy contenta. Todo lo que sea solidaridad lo tiene bien en claro y siempre se prende”, cuenta Laura sin dejar de prestar atención a las pinceladas violetas que está dando sobre el techo de la casa de muñecas. Y su hija Melina, a quien le tocó pintar una de las camitas, confirma sus palabras al afirmar que “está muy bueno que puedan tener un regalo porque los que recibimos ya estamos acostumbrados, pero hay otros que no reciben nada”. A su lado, Maricel decora una cocina que finalmente quedará de color amarillo con unas pintitas muy cancheras y su madre Verónica recuerda que “no dudamos ni un segundo cuando nos llegó la invitación. Lo importante también es poder compartir unas horas con nuestras hijas y encima se sumó que es a beneficio”.

Los papás también dijeron presente y allí enor el objetivo que tiene de hacer juguetes para ayudar a otros chicos y porque les incentiva la creatividad y jugarcontramos a Gabriel que, junto con su hija Olivia de casi seis años, no paraba de buscar colores, pegar lentejuelas y decorar animalitos: “Me parece excelente, me encanta p con algo lúdico. Hicimos una granja y un títere”.

Los juguetes realizados fueron:
10 casas con accesorios
6 pistas de carrera con 25 autos
8 helipuertos
16 aviones y helicópteros
10 estaciones de servicio
40 rompecabezas
25 didácticos
30 títeres

Casi al finalizar el evento los chicos recibieron cada uno una medalla y una planta que selló el fin de una mañana increíble.

Además, dejaron un mensaje en unas manitos en donde expresaron lo que significó esta experiencia para ellos. “Lo pasé genial”, “Gracias por traerme”, “Feliz día del niño”, “Me encantó”, fueron algunas de las frases con las que dejaron su marca para hacer realidad el sueño de otros niños en su día.

COMENTARIOS