Familia

Madres en tribu

La maternidad genera muchas preguntas y miedos que, si se comparten con otras mujeres, resultan más fácil de sobrellevar. Te contamos cómo transitar el puerperio en grupo para sentirte más acompañada.

 

Acabás de ser mamá y tu felicidad se mezcla con emociones de angustia y desesperación cuando todos vuelven a sus actividades y vos te quedás ahí, en un encuentro tan íntimo como intimidante con tu bebé. Ese que te llena de vida, pero también de miedos y preguntas: cómo amamantar, si dejarlo llorar o correr a levantarlo, dónde debe dormir, cómo recuperar la intimidad con mi pareja, y tantas otras dudas que abuelas, tías y amigas tratan de disolver, pero, a veces, terminan confundiendo más. Es que el puerperio, ese período que sigue al parto y se extiende hasta que el cuerpo materno recupera sus características pregestacionales, nos pone vulnerables.

Para recuperar la calma qué mejor que compartir lo que nos pasa con otras personas en nuestra misma situación. Esto es lo que Debbie Maniowicz (mamá de Julieta, periodista y bloguera de maternidad y crianza) e Iris Rubaja (mamá por tres con formación en crianza) proponen con sus talleres Rondas de Crianza: “hacer tribu para que las mamás encuentren una red de sostén para atravesar el camino de la maternidad”.

“No existe unanimidad respecto a cuánto tiempo dura el puerperio. Algunos autores lo ubican en la famosa ‘cuarentena’, otros hasta que el niño empiece a caminar y otros hasta los dos años de edad. Si bien creo que el puerperio ronda los dos años, pienso que depende mucho de cada mujer y los tiempos de cada díada mamá-bebé. No hay una regla general que pueda aplicarse a todas”, explica Debbie.

Más allá de cuánto dure, hay una realidad compartida que no siempre se expresan sobre la maternidad. Como dice Maniowicz, “la llegada de un hijo es muy disruptiva, todo el esquema se modifica. La maternidad es un océano en el que podemos sentir la más absoluta felicidad y la más profunda de las soledades. Todo al mismo tiempo. Y así como a nosotras se nos mueve el piso, a nuestras parejas también. El hombre se ve atravesado por miedos e incertidumbres y no suele encontrar un espacio para expresar todo esto que le pasa”.

En “tribu” es mejor

Los encuentros se realizan una vez por semana en grupos de hasta siete mamás, que también van con sus hijos, y están divididos por edades: 0 a 3 meses, de 3 a 6 y de 6 a 12 meses. Durante dos horas, mate y cositas ricas de por medio, se sientan en círculo y mientras sus hijos juegan, charlan de los temas que más les preocupan. No faltan los clásicos sobre la relación de pareja, cómo usar el fular, lactancia y primeras comidas. Pero también se debate sobre los desacuerdos con el pediatra, las opiniones de madres y suegras y cómo relacionarse con el bebé desde el primer día, entre otros temas.

“Algo que siempre dicen las mamás cuando vienen es: “Ah, no soy la única”. Se dan cuenta de que hay un montón de otras mamás que atraviesan lo mismo, te pueden escuchar y te nutrís de información”, afirma la creadora de Rondas de Crianza y asegura que “es muy importante tejer redes en lo que tiene que ver con la maternidad. Se pueden compartir experiencias, todo se hace más llevadero, se animan a preguntar cosas que en otro lugar no. En estos encuentros tienen un lugar donde se habla en un idioma común. Comparten el día a día de la maternidad con sus pares y se permiten ser”.

 

Encontrá a Rondas de Crianza en:

Instagram: @upalalaok
E-mail: deborahmaniowicz@gmail.com

 

 

 

 

COMENTARIOS