Cada día tiramos mucha comida porque cocinamos de más o no llegamos a utilizar todos los ingredientes que compramos en el supermercado. Pero siguiendo algunos consejos podemos reducir el desperdicio alimentario en nuestros hogares y reutilizar los alimentos para aprovecharlos en diferentes platos. Te contamos cómo hacerlo.

 

¿Cuántas veces abrimos la heladera y nos quedamos mirando qué hacer con la comida que nos sobró del día anterior? “¿Otra vez pollo?”, nos dicen y se quejan si volvemos a recalentar. Por lo que es probable que, después de algunos intentos fallidos y no sin sentir algo de culpa, todo termine en la basura. Por año se tiran 16 millones de toneladas de alimentos, lo que representa aproximadamente 400 kg por persona, es decir más de un kilogramo por día por habitante.

 Accioná

Desde nuestros hogares, podemos aportar nuestro granito de arena para mejorar esta situación lo que, además, nos va a beneficiar con ahorros económicos y una mejor alimentación. Según el chef Maximiliano Fontanet, las causas principales por las que tiramos más comida de la que deberíamos, son tres:

Mala planificación de compra: vamos al supermercado sin saber qué queremos comprar y es ahí donde compramos intuitivamente y después no sabemos qué cocinar en casa durante la semana.

Poca visión del mañana: en general cometemos el error de cocinar un paquete entero de pasta, por ejemplo, y mezclarla toda con la salsa. Pero cuando nos sobra, al otro día nadie quiere comerla y va a la basura.
No reinventamos la comida: muchas veces cuesta comer la comida “recalentada” del día anterior, es ahí donde tenemos que hacer un plato nuevo con lo que quedó y venderlo como algo diferente.

Otros motivos son también por almacenar mal los alimentos o dejar pasar las fechas de vencimiento. Los principales desperdicios ocurren con las carnes, vegetales, legumbres y lácteos. Para que esto no suceda, Fontanet sugiere:

Planificar la compra: en el proceso de la compra es importante tener en  mente los cuatro macro platos (desayuno, almuerzo, merienda y cena) de los 7 días de la semana, pensar si los chicos llevan vianda al colegio o comen en casa, si cocinaré asado el fin de semana, por ejemplo. Todo esto me hace ahorrar dinero, desperdiciar menos y tener un menú más balanceado.

Pensar en el día siguiente cuando cocino hoy: no mezclar toda la pasta, el arroz o el pollo, por ejemplo, con la salsa. Si sólo mezclamos la porción que vamos a comer, podríamos al otro día hacer una ensalada, una tortilla, salteados, entre otras opciones, y así ofrecer un plato diferente con lo que nos quedó del día anterior. Recordar que siempre en la cocina se puede agregar, pero casi nunca sacar”.

No recalientes, reinventá los platos: ofrecelos como un menú nuevo. Pensá en estos alimentos que te sobraron, como ingredientes. No digas “me quedó arroz, ¿qué le agrego?” sino preguntate “¿qué plato a base de arroz puedo hacer hoy?”.

“Las tartas, buñuelos, rellenos de empanadas, topping para pizzas, tortillas, woks, salteados son grandes recetas donde se pueden usar estos alimentos que siempre tenemos en la heladera dando vueltas”, afirma.

Compra inteligente

La reducción del desperdicio comienza en el supermercado, al momento en que hacemos las compras, para no llevar de más o adquirir productos que luego no sabemos cómo utilizar. Para ese momento, el chef nos propone la siguiente tarea:

• Hacer un calendario de la semana con todos los momentos de comida: desayunos, almuerzos, meriendas y cenas. Completar cada espacio con los platos que más nos gusten, teniendo en cuenta un buen balance de carnes, vegetales y cereales.

• Armar recetas en función de cuántos somos en la mesa, para no preparar comida de más.

• Una vez hechos los dos puntos anteriores, confeccioanar la lista de compras y no salirse de ella.

Maximiliano Fontanet aclara que es “importante en casa seguir el menú al pie de la letra y si sobra comida reinventarla, así la próxima compra será más chica”. ¿Cómo reutilizar? El chef nos deja dos opciones con las que nadie va a notar que eso ya lo comieron ayer:

  • Rollo de pollo con mayonesa y ensalada verde
    “Esta receta nos brinda la posibilidad de reinventar el pollo cocido que podemos tener en la heladera de casa y de esta manera la comida que abandonamos hoy se transforma en el “gran plato” de mañana”.

Ingredientes para 4 porciones

Pollo cocido 500 g (pollo al horno, hervido, a la parrilla, etc)
Mayonesa 4 cdas.
Arroz cocido 1 tz.
Arvejas ½ tz.
Tomates 3 un. (en trozos)
Choclo ½ tz. (en grano)
Aceitunas negras descarozadas 2 cdas.
Hojas verdes mix 300 g
Aceite 2 cdas.
Vinagre 1 cda.
Ralladura de limón ½ un.
Ralladura de naranja ½ un.
Pimienta c/n

Preparación:
Desmenuzar el pollo y mezclar con las 4 cucharadas de mayonesa. Disponer la preparación anterior sobre un papel film y armar un rollo. Refrigerar por 2 horas mínimo. En un bol mezclar el arroz, las arvejas, el choclo, el tomate, las aceitunas, la ralladura de los cítricos junto al aceite y el vinagre. Condimentar a gusto. Cortar el rollo de pollo en medallones y servirlo al plato acompañando de las hojas verdes y los vegetales condimentados.

  • Vegetales horneados y pasta integral
    “Esta receta nos da la posibilidad de ganar por dos. Por un lado, podés utilizar la pasta hervida que quedó del día anterior (integral o al huevo) y, por otro lado, le damos un gran rol a esos vegetales olvidados en el cajón de la heladera, marchitos, con los que no sabés qué hacer. Ahora vas a podes transformar todo esto en un gran plato frío o caliente”.

Ingredientes para 5 porciones:

Pasta integral 1 paquete (cocida)
Berenjenas 2 un. (en cubos)
Tomates 2 un. (en cuartos)
Zapallo ½ tz. (en cubos)
Cebolla 1 un. (en tiras medianas)
Zanahoria 2 un. (en rueditas)
Hinojo 2 un. (en tiras gruesas)
Aceite 2 cdas.
Pimienta c/n
Albahaca 1/2 tz. (hojas limpias)

Preparación:
Disponer las verduras sobre una asadera de horno. Condimentar con el aceite y la pimienta. Hornear a fuego medio por 40 minutos o hasta que todos los vegetales resulten tiernos y dorados. Mezclar con la pasta cocida y las hojas de albahaca. ¡Lo podés disfrutar frío, tibio o caliente!

Básicos para aprovechar al máximo los alimentos

·         Planificá las comidas por semana o por mes;
·         Armá una lista de compras;
·         Consumí todo lo que tengas en la alacena, la heladera y el freezer antes de volver a comprar;
·         No te tientes con las ofertas que no necesitás;
·         Utilizá el freezer para guardar alimentos por más tiempo y en mejor estado;
·         Prestá atención a las fechas de vencimiento;
·         Ordená los alimentos según su vencimiento y mantené el criterio: primero vence, primero sale;
·         Dale una oportunidad a las frutas y verduras imperfectas. Si están muy maduras, arenosas, marchicas o secas, las podés usar para preparar dulces, compotas, tortas, sopas, tartas, tortillas, croquetas, entre otras cosas.
·         Calculá las porciones por preparar según la cantidad de comensales;
·         Usá la creatividad para aprovechar las sobras de alimentos en diferentes comidas.

Fuente: Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos del Ministerio de Agroindustria de la Nación

 

COMENTARIOS