Familia

Cocina limpia, familia sana

Lavar y limpiar correctamente el lugar donde preparamos los alimentos es fundamental para evitar muchas enfermedades. Te damos los secretos para cuidar la salud de los tuyos.

 

Mantener ordenada y limpia la cocina, junto con todos los utensilios que utilizamos para cocinar, es condición indispensable para tener la tranquilidad de que el espacio donde preparamos los alimentos sea saludable. Parece algo obvio, pero no siempre nos tomamos el tiempo de higienizar como corresponde, a veces lo dejamos para el otro día o simplemente hacemos un repaso superficial con la promesa de que la próxima limpiaremos en detalle. Pero la limpieza en la cocina es cosa seria.

“El 40% de los brotes de las enfermedades que se transmiten por alimentos en Argentina ocurren en los hogares y a nivel mundial 1 millón de niños mueren por año como consecuencia del consumo de alimentos contaminados”, dice la licenciada en Nutrición Dolores Pizarro (MN 1781).

Manos limpias

El hábito hace al monje, dice un famoso refrán. Así que una práctica muy importante para la higiene en la cocina es empezar lavándonos las manos antes de cocinar, de sentarnos a la mesa a comer, después de ir al baño, de manipular alimentos crudos, de limpiar o levantar algo del piso.

¿Con qué?: Jabón y agua tibia.
¿Cómo?: Frotando entre los dedos.
¿Cuánto tiempo? Para que sea efectivo, la duración estimada del lavado es de 20 segundos (lo que tardamos en cantar el feliz cumpleaños).

En la cocina

“Es importante mantener limpia todas las áreas de la cocina, principalmente las mesadas y el interior de la heladera. Disponer de un trapo o paño y que siempre se vea limpio y con olor a algún producto desinfectante o a lavandina. Esto nos garantiza en gran parte la eliminación de los microorganismos que no son visibles a simple vista”, dice la Licenciada Pizarro.

También los utensilios y las ollas que utilizamos deben estar bien lavados para evitar la acumulación de gérmenes. El consejo de la profesional es “utilizar agua bien caliente y detergente para remover la grasa fácilmente y con esponjas no abrasivas que evitan que se rallen, ya que en esas ralladuras es factible que los microorganismos se desarrollen. La humedad y los restos de alimento son unos de los factores claves para promover su proliferación”.

Las tablas para picar o cortar alimentos suelen ser un factor de riesgo que atenta contra la salud familiar de manera imperceptible. Por eso, es importante tener en cuenta estos consejos:

• Que sean de plástico y no de madera.
• Luego de lavarlas pasarles unas gotitas de lavandina diluida y poner a secar por aire.
• Si a simple vista a la tabla se le ven varios cortes como consecuencia de mucho uso será imprescindible utilizar una nueva.
• Tener una para carnes rojas y blancas y otra para vegetales y frutas.
• Una alternativa muy práctica es comprar tablas de colores para diferenciarlas fácilmente o de formas diferentes, por ejemplo cuadrada y ovalada.

No olvidar

La manipulación adecuada de alimentos y la higiene en el espacio de cocina son claves para la prevención de la contaminación de nuestras comidas, por lo que Dolores Pizarro comparte algunos puntos para tener en cuenta:

Tip #1: Antes de empezar a cocinar se recomienda repasar el área con un trapo o paño limpio y con lavandina o con algún producto de limpieza que especifique en su etiqueta que elimina gérmenes o microorganismos. Este paño siempre debe estar húmedo. Esto colabora a mantener el área de contacto con los alimentos libre de contaminación. También es importante acostumbrarse a hacer lo mismo luego de terminar de cocinar.

Tip #2: Se recomienda limpiar el interior de la heladera, al menos, 1 vez por semana y también no olvidarse de repasar a diario la manija o puerta donde apoyamos nuestra mano para abrirla, lo mismo del freezer.

Tip #3: Al guardar alimentos que sobraron de una comida es importante conservarlos en la heladera en recipientes o bolsas plásticas autorizados por el ANMAT para su conservación (generalmente lo indican en su etiqueta), y preferiblemente consumirlos en las siguientes 48 horas.

TIP #4: En el caso de almacenar en la heladera carnes rojas o blancas crudas, por ejemplo milanesas que están listas para cocinar ese día, se sugiere cubrir el alimento crudo con un film o colocarlo en un recipiente con tapa y ponerlo en el estante inferior de la heladera para evitar el derrame de jugos sobre otros alimentos y así prevenir la contaminación.

TIP #5: Toda fruta o verdura que se decida guardar en la heladera se recomienda lavarla antes y guardarla en alguno de los cajones para evitar el contacto con otros alimentos.

TIP #6: Se recomienda guardar los huevos en el sector de la heladera destinado para ello, ya que de esa manera se evita que se rompan y se derramen sobre otros alimentos.

TIP #7: Todas las verduras de hoja y aquellas verduras y frutas que decidamos consumir con cáscara (lo cual es más nutritivo), es importante asegurarse de lavarlas previamente con agua potable. En el caso de que existan dudas sobre el estado del agua, se recomienda utilizar 3 gotitas de lavandina por litro de agua.

¿Ya ponés en práctica estos consejos? ¿Qué tan saludable es tu cocina?

 

 

COMENTARIOS