Seguramente sentís  mucho placer cuando todo está en su lugar. Leé esta nota y seguí los tips que te van a ayudar a lograr el equilibrio entre el espacio que tenés y tus objetos. ¿El resultado?: una  vida más tranquila.

 

La casa es el reflejo de una misma y de nuestro estado interior, por eso mantener su orden es importante para encontrar todo lo que necesitamos y para sentirnos a gusto en cada espacio tanto física como mentalmente. No siempre nos resulta fácil tener todo en su lugar. La falta de tiempo, el cansancio o, en algunos casos, una obsesión acumuladora nos lleva a estar más desorganizadas de lo que quisiéramos. Pero, tranquilas, nada es imposible y, si lo proponemos, podremos llegar a tener una casa tan ordenada como la de las novelas. Para eso Melanie Melhem, dueña de tienda OMM en la que ofrece propuestas para ordenar tu casa y tu vida, nos plantea empezar teniendo en cuenta dos reglas básicas:

Regla 1: Soltar
Lo primero que debemos hacer es depurar el espacio, ropero o ambiente que vayamos a ordenar. No tiene sentido perder tiempo y lugar ordenando cosas que deberíamos dejar ir. Solemos acumular mucho más de lo que realmente usamos o necesitamos. Comúnmente guardamos cosas “para el día que” y al final no las volvemos a usar nunca más. Debemos sincerarnos y animarnos a sacar. El alivio que se siente es enorme y así iniciamos el camino hacia un orden que con pequeños mantenimientos puede ser definitivo.

Regla 2: De menos a más
Es importante empezar con “proyectos” chicos como un cajón, un estante o un ambiente pequeño. Ver los resultados satisfactorios a corto plazo nos motiva a animarnos a ir por los espacios más grandes. Empezar con todo el ropero a la vez puede ser muy cansador y frustrante.

Los criterios para ordenar pueden ser variados: por temática, color, tamaño o por utilidad. “Hay que elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades, tanto a la hora de buscar un objeto como a la hora de volver a guardarlo”, dice la especialista y ofrece algunas recomendaciones básicas para mantener ordenado cada ambiente de la casa:

 

En el baño

Revisar periódicamente los medicamentos que tenemos, tirar los vencidos y donar los que no usamos y todavía están vigentes. Ocupan mucho espacio sin sentido.
Separar por categoría todos nuestros productos, en distintos estantes o contenedores dependiendo del espacio que tenemos. Categorizar según: cuidado de la piel, del pelo, botiquín, cosas de los niños, etc.

 

En la cocina

Es importante poner las cosas lo más cerca posible de donde las usamos. Hay que evitar caminar por toda la cocina varias veces cada vez que queremos cocinar algo. Sacar todo los utensilios que jamás usamos y los que están duplicados o fuera de estado. Lo ideal sería tener sobre la mesada lo menos posible, ya que con la grasa de las cocciones todo se ensucia mucho, además las superficies despejadas son mucho más rápidas de limpiar. Regularmente revisar la heladera y alacena sacando lo que está vencido o que no se va a consumir. Usar tuppers del mismo color ayuda mucho a dar la idea de orden en la heladera y lo mismo con los frascos en la alacena.

 

En la habitación

Hay que lograr un ambiente de descanso y de tranquilidad. Cuantas menos cosas tengamos a la vista sobre las superficies, mejor. Los colores suaves ayudan a crear un ambiente tranquilo. Hay que evitar a toda costa la ropa que se acumula sobre las sillas en los dormitorios, hay que guardarla en el momento o mandarla a lavar ¡ni a la silla ni al piso! También hay que sacar toda la ropa que ya no usamos: los motivos pueden ser varios, como por ejemplo que no nos queda bien, cambiamos de estilo o simplemente nos cansamos de la prenda. Tener poco y a la vista va a hacer que variemos más lo que usamos y que no terminemos siempre con lo mismo más allá de tener mucha ropa. Es típico de las mujeres tener un ropero lleno de cosas y “nada que ponernos”, hay que saber elegir a la hora de comprar y optar por prendas comodines que nos permitan armar muchos conjuntos variados.

 

En el living

Es preferible tener pocos objetos decorativos que nos gusten realmente mucho y al entrar los disfrutemos. Si tenemos el espacio lleno de cosas se ve como un todo saturado y no se aprecia cada ítem, además vamos a dedicarle mucho tiempo a limpiarlos y sacarles el polvo. Es importante tener a la entrada de la casa un espacio, por más chico que sea, para apoyar un abrigo, cartera y llaves. Si no, estas cosas terminan dando vueltas por la casa y la próxima vez que tengamos que salir vamos a perder tiempo buscándolas.

“Definitivamente ser ordenados hace nuestra vida más simple”, asegura Melanie, para quien las ventajas y beneficios del orden son muchos:

• Invertimos un poco de tiempo al inicio para ordenar nuestras cosas y luego no vamos a perder más tiempo diariamente buscando las cosas que no encontramos en nuestro propio desorden.
• Saber lo que tenemos hace que aprovechemos más de las cosas y solamente sabemos lo que tenemos si están ordenadas y podemos verlas todas a la vez.
• El orden ayuda muchísimo a mantener la limpieza del hogar y también el buen estado de cada cosa.
• Entrar a un espacio donde las cosas están en su lugar nos genera sensación de bienestar y armonía. Estos espacios transmiten calma y placer visual. Ordenar nuestro mundo físico material también ordena nuestra mente.

 

Seguí a Tienda OMM en:

Instagram es @organizarteomm
Tienda online www.tiendaomm.com

 

COMENTARIOS