Muy buscada por sus beneficios nutricionales, esta fruta no es solo para comer. Aplicada como crema o mascarilla, ayuda a hidratar la piel, prevenir manchas o acné y a tener un pelo más fuerte y brilloso.

 

La consumimos en el sushi, guacamole y en frescas ensaladas. Ya no nos es extraña cada vez que la vemos en la verdulería y sabemos que consumirla, moderadamente, nos hace bien. Pero la palta no solo es saludable para nuestro organismo, sino que también nos ayuda a vernos más lindas.

“La pulpa y su aceite (obtenido directamente del carozo) son útiles para la piel y el pelo. Suaviza, cicatriza, hidrata y previene arrugas”, afirma la doctora Mariana De Los Ríos, médica dermatóloga (MN 136.177), staff del equipo de CRENYF.

Entre sus nutrientes se destacan ácido fólico, fibra, luteína, potasio, hierro, fósforo, magnesio y doce de las trece vitaminas diferentes que existen, con un alto contenido de los complejos B y E.

Pelo más sano

“Ayuda al crecimiento sano del pelo, le otorga luminosidad y fuerza a las fibras capilares, con lo que evita su caída”, indica De Los Ríos.

Cómo se usa: se la puede utilizar molida a modo de crema para humectar el cuero cabelludo y darle brillo al cabello. En el pelo húmedo, todavía tibio de la ducha y con las yemas de los dedos se aplica dando un masaje. Para lograr aún más brillo, se le puede agregar jugo de limón y dejar en el pelo por 20 minutos. Luego enjuagar con champú y acondicionador. El efecto será visible al instante.

Piel luminosa

Su alto contenido de vitamina E, mucho más que cualquier otro fruto, le otorga un importante poder antioxidante, que favorece la desaceleración del proceso de envejecimiento y disminuye los efectos dañinos de la exposición al sol.
Las vitaminas D y B6 ayudan a reducir las arrugas y enriquecen la piel. Mientras que su contenido de vitamina A es útil en el tratamiento del acné, la psoriasis y los efectos de la exposición solar como manchas y quemaduras.

“Su aceite se absorbe más rápidamente que cualquier otro aceite vegetal, lo que permite una profunda hidratación de la piel. Además, contiene folato (el ácido fólico natural) que promueve el desarrollo saludable de las células y tejidos, por eso es muy recomendada en el embarazo”, explica la dermatóloga.

Cómo se usa: triturar la pulpa de la palta y mezclarla con otros ingredientes como arcilla, aceites esenciales o vegetales, miel, etc., para colocarla como una crema. O bien utilizar el aceite de su semilla, que se prepara de la siguiente manera: cortar la palta por la mitad alrededor de la semilla. Sacar la pulpa con una cuchara. Colocar las cáscaras en un exprimidor de naranjas. Exprimir las cáscaras. El aceite comenzará a caer, continuar hasta que ya no salga más. Quitar todo resto de trozos que pueda haber quedado. Colocar un filtro de café dentro de un colador delgado, ponerlo sobre un bowl o recipiente similar y verter el aceite. El filtro de café separará el aceite de cualquier resto de la fruta que pueda haber quedado en el recipiente. Dejar el colador sobre el tazón durante la noche para que el aceite que pueda haberse pegado a los restos de la palta gotee lentamente en el recipiente. Una vez que haya terminado de filtrar, colocar el aceite en una botella pequeña y taparla. Ya está listo para usar.

Cara radiante

La vitamina C estimula la tersura y luminosidad del rostro. “Se puede preparar una máscara facial refrescante para hidratar la piel seca, madura o dañada por el sol”, dice la doctora Mariana De Los Ríos.

Cómo se usa: pisar una palta madura con un tenedor y agregar limón (exfoliante y suavizante). Aplicar sobre la cara y cuello y dejar actuar por 10 minutos. Luego colocar sobre el rostro una toalla mojada en agua tibia y dejar algunos minutos. Quitar la palta con la toalla, enjuagar y secar el rostro. Para conservar la humedad del rostro, aplicar crema hidratante.

Para manos y uñas

“Actúa como un excelente humectante para hidratar uñas y cutículas secas”, asegura la especialista.

Cómo se usa: con las manos limpias, las uñas cortadas y limadas, poner aceite de palta sobre las cutículas para suavizarlas. Cortar un trozo de palta en cuatro porciones. Remover la cáscara de una de las rebanadas y usarla como una barra de jabón, esparciéndola sobre manos y muñecas. Cubrir la zona con una bolsa de plástico y dejar actuar por 15 minutos. Enjuagar y aplicar crema para manos.

A partir de ahora, cuando prepares alguna comida con palta vas a separar un poco para tus tratamientos de belleza, ¿o será al revés?

COMENTARIOS