Si sufrís de insomnio o te cuesta conciliar el sueño, te contamos que hay alimentos que ayudan a relajar el cuerpo y a dar señales al cerebro de que la actividad del día se está terminando.

 

Sabemos que dormir bien nos ayuda a tener una mejor calidad de vida y sentirnos más activas durante el día, pero no siempre podemos conciliar fácilmente el sueño, otras lo hacemos en forma interrumpida o nos despertamos antes de lo previsto.

“Dormir bien es un hábito que todas las personas deberíamos tener, ya que es clave para mantener una buena salud, tanto física como emocional. Una buena calidad de sueño nos ayuda a sentirnos renovados y también es clave para que el organismo lleve a cabo diferentes funciones”, asegura el Prof. Dr. Claudio Santa María, Rector de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud.

Como un relojito. Algunos hábitos nos pueden ayudar a descansar mejor: organizar el horario para dormir, tratando de que sea siempre el mismo; tener un lugar adecuado donde hacerlo; sacar de la habitación todo tipo de dispositivos tecnológicos que puedan alterar de una u otra forma el sueño y también tener una dieta saludable, evitando ingerir alimentos irritantes antes de ir a la cama, pero, también, consumiendo otros que nos ayudarán a dormir mejor.

“Diversas investigaciones han encontrado que una buena alimentación es clave para lograr conciliar bien el sueño y prevenir problemas como el insomnio. Estos mismos estudios han descubierto que algunos alimentos pueden ayudar a dormir, ya que tienen propiedades que actúan sobre el sistema nervioso y estimulan la liberación de sustancias químicas como la melatonina y la serotonina, relacionadas con la relajación y mejor calidad de sueños”, afirma el Dr. Santa María.

Tomá nota de cuáles son los que deberías comer y no te olvides de consumirlos antes de dormir para poder descansar toda la noche:

Avena: aunque a menudo se recomienda consumirla en el desayuno, también se puede comer en otros momentos del día, incluyendo la tarde-noche. Este alimento es muy saludable para el sistema cardiovascular y podría ser beneficioso para las personas con diabetes. Su consumo dos o tres horas antes de ir a dormir podría ayudar a relajar el cuerpo y conciliar el sueño, ya que estimula la producción de melatonina.

Almendras y nueces: un puñado de estos frutos secos podría ayudarte a dormir plácidamente sin interrupciones. Esto se debe a que contienen triptófano y magnesio, dos sustancias capaces de inducir al sueño.

Miel: agregarla a la leche o al té puede ser muy útil para conciliar mejor el sueño. La miel contiene glucosa, la cual le indica al cerebro que debe disminuir la actividad.

Pan integral: posee las vitaminas B1 y B6 de los cereales integrales. Se puede combinar con miel para que ayude a que el triptófano viaje hasta el cerebro, donde se convierte en serotonina y mejora la calidad de sueño.

Cerezas: una de las mejores formas para conciliar el sueño y evitar interrupciones en medio de la noche es a través del consumo de melatonina. Las cerezas, al igual que la avena y las nueces, son una fuente natural y pueden ayudar a mejorar los hábitos de sueño.

Té de hierbas: su consumo puede ser una excelente elección para conciliar el sueño y descansar plácidamente. Tés como el de manzanilla, melisa, lavanda, tilo o limón, entre otros, poseen propiedades relajantes y sedantes que ayudan al cuerpo a descansar mejor y a lograr el sueño.

Chocolate negro: puede consumirse tanto en el día como en la noche. Este delicioso alimento, que tan bien nos cae, estimula la producción de serotonina, hormona que relaja el cuerpo y la mente.

Bananas: además de ser ricas en nutrientes, estimulan la melatonina y la serotonina para mejorar la calidad de sueño. Una banana antes de ir a dormir le aporta al organismo una buena dosis de magnesio y potasio, que sirven como relajantes musculares y nerviosos.

Leche caliente: seguramente alguna vez en tu vida consumiste una buena taza de leche caliente antes de ir a dormir. Es muy deliciosa y también nos ayuda a tener un mejor sueño gracias a sus contenidos de triptófano, que es un aminoácido esencial para la producción de melatonina y serotonina, neurotransmisores que participan del ciclo del sueño. Los productos lácteos, como el queso y el yogur, también tienen en mayor o menor grado los mismos efectos.

Pollo: es otro de los alimentos con contenidos del aminoácido triptófano. Para aumentar sus efectos se recomienda consumir junto con una porción de pan integral, en horas de la tarde.

Huevos: son también una buena fuente de triptofano.

Ahora, sí, una porción de alguno de estos alimentos ¡y a dormir tranquilas!

COMENTARIOS