La cocina naturista nos permite incorporar los nutrientes con su mejor calidad y, a la vez, nos ayuda a evitar enfermedades, como el colesterol alto y la diabetes.

 

Comer sano se está transformando en un objetivo de vida para muchas de nosotras. Volver a la comida casera, natural y, en lo posible, orgánica hace que nos sintamos más saludables y en contacto con productos que vienen directo desde la naturaleza. La cocina naturista es un camino para lograrlo y, además, nos ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

“Los alimentos que elegimos consumir son nuestro combustible: algunos están repletos de nutrientes y otros están desprovistos y desvitalizados. Desde la mirada naturista se trata de incorporar toda la energía vital contenida en los alimentos, eligiendo los que se encuentran en la forma más cercana a su origen y que están ligados a la naturaleza”, dice Natalia Frattolillo, licenciada en Nutrición y docente del curso de Alimentación Natural en la Asociación Argentina de Médicos Naturistas (AAMENAT), y agrega que “una alimentación natural, y por ende la comida naturista, utiliza los alimentos en su forma completa, sin modificaciones o sustancias agregadas (sin saborizantes, colorantes, espesantes, o exaltadores del sabor)”.

La base de la alimentación naturista son los vegetales y las frutas, pero no excluye las carnes, sino que considera beneficioso disminuir su consumo, especialmente el de las rojas, y evitar comer pollos no orgánicos o pescados con agregado de aditivos como colorantes.

“La idea no es transformar un alimento en prohibido, sino tratar de aportar lo que realmente necesita nuestro organismo, nuestras células, de forma habitual. Por lo tanto muchos productos van quedando fuera de los hábitos alimentarios no por prohibición, sino por elección”, dice Frattolillo.

👍 Elegí: vegetales y frutas frescas, cereales integrales, legumbres, semillas oleaginosas y sus aceites de primera presión, frutos secos, algas, brotes, especias, condimentos frescos, azúcar integral, huevos, entre otros.
👎Comelos con moderación: carnes, lácteos (por su característica inflamatoria), alimentos refinados (como harinas, azúcar blanco y dulces), productos industrializados.

“Las técnicas de cocción buscan evitar la pérdida de nutrientes, se prefieren los vegetales crudos o con cocción suave como al vapor, o salteados. Con los cereales tratamos de evitar el colado para no perder sus nutrientes. Lo preparado se puede conservar en heladera para ser utilizado en el corto plazo o freezar (evitando utilizar el microondas para descongelar)”, explica la especialista en Alimentación Naturista.

Naturalmente sanas

Esta elección de vida sobre nuestra alimentación favorece tener una buena salud y evitar enfermedades como el alto colesterol y la diabetes “básicamente porque nos provee de combustible metabólico y le ofrece a la célula lo que necesita para favorecer su funcionamiento, lo que optimiza todo nuestro organismo sin alterar ningún proceso biológico”, afirma la licenciada en Nutrición.

Diabetes. Los alimentos como los cereales integrales o las legumbres poseen un índice glucémico (que es la capacidad de un alimento de aumentar el azúcar en sangre) más bajo en comparación con los cereales refinados (harinas blancas, azúcares simples, amasados de pastelería, entre otros). Si además los combinamos con vegetales, estaríamos contribuyendo a mantener estables los niveles de azúcar en sangre, como así también cuidando a nuestros órganos y evitando desequilibrios metabólicos como la resistencia a la insulina o diabetes. Esto debe sumarse también a cambios profundos en el estilo de vida”.

Colesterol. Hay alimentos que contribuyen a equilibrar las fracciones de colesterol en sangre, favoreciendo el incremento del colesterol HDL (bueno) y disminuyendo el colesterol LDL (malo), y  los triglicéridos como los ácidos grasos esenciales omega 3: semillas de lino, chía y sus aceites, nueces, algas, frutas, vegetales entre otros”.

Otros beneficios de la alimentación naturista son:

• Favorece el mantenimiento del equilibrio en el peso corporal o facilita su reequilibrio en el caso de que sea necesario.

• Previene enfermedades inmunológicas e inflamatorias.

• Mejora los desequilibrios metabólicos.

En todos los casos, aclara la Licenciada Natalia Frattolillo, “el cambio en el estilo de vida es fundamental para acompañar los beneficios de una alimentación naturista: inclusión de actividad física programada o realizar técnicas para la reducción de estrés como yoga o meditación”.

 

 

Contactá a la Lic. Natalia Frattolillo en:
Facebook: Natalia Frattolillo Nutrición Naturista
E mail: frattolillo.n@gmail.com

COMENTARIOS