Te contamos cómo taparlas y no fallar en el intento.

 

 

A esta altura del año llevamos la marca del invierno en la cara. Afortunadamente, contamos con el milagroso corrector. Pero, a pesar de tener una alta gama disponible en el mercado de la cosmética, si tenemos las ojeras muy acentuadas es más complejo taparlas. Más aún si no sabemos cómo aplicarlo.

Lorena Urcelay, maquilladora y caracterizadora egresada del Teatro Colón, nos introduce en un mágico proceso de transformación.

 

Paso a paso:

 

1- Limpieza: el primero puede ser un poco obvio, pero no por eso deja de ser importante. Antes de empezar tenemos que eliminar residuos de la piel, tengas o no maquillaje previo.

2- Humectación: una vez que la piel está bien limpia es primordial humectarla. ¿Por qué?: para evitar el efecto “arruguitas” que se potencian con el corrector hasta en las pieles más jóvenes.

3- Elección del color: este es un paso crucial, es fácil pecar pensando que cuánto más claro mejor. Lo ideal es elegir un tono intermedio entre las tonalidades del rostro y de las ojeras.

4- Aplicación (manos a la obra): cuando aplicamos el corrector, podemos hacerlo con pincel chato (como en la foto) o con la yema de los dedos. No se olviden de los párpados: ¡estos también se oscurecen y nos hacen lucir cansadas!

5- Fijación: este último es opcional y depende del tipo de cutis: aplicar polvo translúcido para fijar el maquillaje. Si ya se tiene aparición natural de arruguitas es preferible saltarse este paso porque puede enfatizarlas más, ¡ojo!

 

Maquillarnos es un arte, pero con prueba y error y siguiendo estos consejos todo se puede.

¡Esperamos que puedan ponerlo en práctica!

 

 

COMENTARIOS