Esta especia de color amarillo es supervaliosa para nuestro organismo. Típica condimento de la cocina asiática, le aducen el poder de aliviar dolores, desinflamar y hasta prevenir enfermedades.

 

La cúrcuma es una planta de la familia Zingiberaceae o jengibre, natural de la India, que puede alcanzar hasta 1 metro de altura. Se cultiva en los países tropicales para aprovechar la raíz de donde se extrae la especia. La medicina Ayurveda la utiliza para tratar el resfriado común, enfermedades hepáticas y del tracto urinario. También a modo de cicatrizante para el herpes y en el tratamiento del acné.

Su principio activo es la curcumina, una sustancia con propiedades anti-inflamatorias, antioxidantes, antivíricas y antifúngicas.  Un estudio publicado en Journal of Alternative and Complementary Medicine manifiesta que la curcumina demostró ser segura en seis ensayos en humanos y que puede ser  anti-inflamatoria, mediante la inhibición de un número de diferentes moléculas. Otros estudios científicos,  publicados en el portal Green Med Info, revelan que la curcumina reduce los síntomas depresivos, influye positivamente en el control de peso en personas con sobrepeso, minimiza los signos de la osteoartritis, alivia el daño oxidativo en las células del hígado y atenúa la gravedad del síndrome premenstrual, entre otros.

 

Cómo aprovecharla en la cocina

 

Si bien muchos alegan que no cambia notoriamente el sabor de las comidas, es recomendable comenzar con pequeñas proporciones porque grandes cantidades pueden resultar invasivas. Se puede consumir tanto cruda como cocida, sin embargo no debe quemarse, por eso siempre hay que agregarla en los últimos minutos de cocción.

 

Verduras: mezclá una minicucharadita con aceite de oliva y otros condimentos cuando las cocines en el horno, a la plancha o rehogadas. También en ensaladas.

Arroz, puré, quinoa, fideos: incorporá una cucharadita en el agua de cocción (como el azafrán). Les dará sabor sutil y tonalidad dorada.

Milanesas y otros: agregá una pizca en el pan rallado, avena o germen de trigo (lo que uses para rebozar).

Sopas y crema de verduras: un cuarto de cucharadita 5 minutos antes de apagar el fuego realzan el sabor y el color.

Pollo, pescados y huevo: espolvoreada junto con otros condimentos le da el toque gourmet.

 

Por último, a quienes padecen enfermedades crónicas, toman medicamentos, están embarazadas o en período de lactancia, se les aconseja consultar a un profesional para asesorarse por cada caso en particular, y chequear la dosis recomendada.

 

 

COMENTARIOS