Todas queremos comer cosas ricas y sanas, pero ¿sabías que hay nutrientes que pasamos por alto? Te contamos cuáles son para que no tengas una alimentación más saludable

 

No tienen poderes sobrenaturales ni capas o símbolos que los distingan, pero sus propiedades nutricionales los hacen diferentes y, por eso, se los conoce como los superalimentos.

“Son ricos en nutrientes como vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y/o fitonutrientes. Todas propiedades que colaboran con una vida saludable, ya que muchas de ellas previenen enfermedades cardiovasculares, algún tipo de cáncer y enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión arterial, entre otras” explica la licenciada Ivana Villa, Nutricionista (MN 5369).

Si bien no hay un listado exhaustivo, estos son algunos de los principales superalimentos:

Té Verde

• Favorece el control del peso y el metabolismo de la grasa corporal
• Es antioxidante
• Es cardioprotector (vasodilatador)
• Ayuda a prevenir ACV
• Ayuda a prevenir la hipertensión arterial y diabetes tipo II

Arándanos

• Aumentan el colesterol bueno
• Son un excelente antioxidante
• Son antiinflamatorios
• Ayudan a prevenir infecciones urinarias

Tomate, pomelo, duraznos

Contienen licopeno, que es un antioxidante que:

• Ayuda a proteger el sistema cardiovascular
• Ayuda a reducir el colesterol
• Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades crónicas
• Ayuda a prevenir el cáncer de próstata

Cúrcuma

Es una especia milenaria utilizada por sus grandes propiedades para la salud:

• Es antiinflamatorio y analgésico
• Mejora el metabolismo de las grasas
• Tiene funciones desintoxicantes, hepatoprotectoras y contribuye a reparar los daños que haya sufrido el hígado
• Previene cáncer, ya que actúa como un poderoso antioxidante
• Disminuye el colesterol total y los triglicéridos
• Previene enfermedades como el Alzheimer
• Ayuda a la salud cardiovascular

Pescado y semillas de chía

Su componente principal, y el que los transforma en superalimentos, es el omega 3, un ácido graso esencial que el organismo no produce:

• Ayuda a proteger el sistema cardiovascular (antiinflamatorio, antitrombótico, reduce los triglicéridos, reduce arritmias, disminuye la acumulación de placa en las arterias, ayuda a bajar ligeramente la presión arterial)
• Ayuda a mejorar el sistema inmunológico
• Ayuda a disminuir la posibilidad de estrés

También se pueden incluir en la categoría de superalimentos a las frutas y los vegetales que son fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes; los frutos secos y semillas por su contenido de fibra y ácidos grasos esenciales; y a los granos integrales.

La Licenciada Villa aclara que “un superalimento consumido en una alimentación poco saludable no tendría ningún efecto por sí solo”. En este sentido, es necesario acompañar su consumo con una dieta equilibrada, una vida tranquila, evitando el estrés, realizando controles médicos frecuentes y actividad física diaria, para optimizar sus efectos.

COMENTARIOS