Disco y Voces Vitales siguen brindando las herramientas para que las emprendedoras refuercen cada vez más sus proyectos.

 

Las capacitaciones de Mujeres Transformadoras en Córdoba ya están llegando a sus últimos encuentros, el entusiasmo se acrecienta y las emprendedoras comparten entre ellas sus historias y experiencias. De alguna forma ya están haciendo lo que el motivo de la cuarta charla las convoca: Pensar en red.

“El networking o hacer redes de contacto involucra a todas las personas que tengamos cerca en cualquier ámbito y no solo por cuestiones laborales, sino que esa transformación de lo laboral pasa a lo personal. Es una gran parte de lo que se hace a nivel de negocios; creo que hay dos cosas fundamentales para emprender: tener una buena red de contactos y mentores”, dice Mateo Navarra, Director de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico en Córdoba.

Para Lorena Díaz Quijano, quien dio la capacitación, “definitivamente trabajar en red es incorporar al otro en lo que nosotros hacemos y es fundamental para crecer y desarrollarnos. Solos podemos ir rápido, pero con otros podemos ir mucho más lejos. Para escalar, para potenciar, para hacer crecer los emprendimientos necesitamos relacionarnos con otras personas, relaciones genuinas, de largo plazo, duraderas y, si no tenemos muchos recursos para invertir en marketing online o tradicional para posicionar nuestros productos o servicios, una estrategia es el relacionamiento, empezar con los que tenemos alrededor, nuestros familiares, amigos, conocidos, la gente con la que estudiamos o trabajamos. El boca en boca para los negocios es lo principal, más allá de todas las estrategias de marketing que le podamos sumar”. En este sentido, puntualizó algunas claves para tener en cuenta y lograr nuestros objetivos:

  • Descubrir el propósito de levantarse todos los días, ¿qué nos motiva?
  • Descubrir el propósito de levantarse todos los días, ¿qué nos motiva? • Tratar de vincular lo imposible, muchos vínculos, saber qué nos traba.
  • Pensar cómo generamos relaciones, siempre es el otro el que nos crea la oportunidad de acuerdo a lo que nosotros damos.
  • Definir lo que quieren, ¿si posicionar el producto o a ellas mismas?
  • Verificar horarios para mandar mailings.
  • Aprovechar para contar su historia cada vez que se presenten.

En este sentido, Roxana Luque, creadora de Ropita del Mundo, indumentaria, blanquería y ajuares de nacimiento personalizados para bebés, afirmó que “la charla aportó cosas importantes, en mi caso saber qué es uno mismo para recién abrirse al proyecto, al mundo y poder funcionar en red”.

Díaz Quijano hizo hincapié durante su charla en que “es fundamental aprender a pedir, pero para pedir tengo que definir qué necesito y qué quiero, entonces a la hora de hacer relaciones hay que hacer un balance de qué le vamos a dar al otro y qué le voy pedir. Con esta lógica del dar y recibir, para que todos crezcamos, vale la pena siempre relacionarse y gestionar estratégicamente las relaciones y el networking para hacer crecer los negocios”.

Cada capacitación es una nueva oportunidad de sumar herramientas y conocimientos para que cada participante pueda desarrollar mejor su emprendimiento. Así es el caso de Agustina Álvarez, diseña y fabrica ropa para niños y bebés de 0 a 14 años con su marca Agus Álvarez, quien comenta que se “lleva muchas herramientas que refuerzan que estoy por el buen camino de venta de plataformas digitales y además una regularización de lo que tiene que ver con las redes personales, con el cara a cara y el prestarles atención a esas cosas que nos vamos olvidando en un mundo tecnológico y que tienen muchísima importancia, y que al final del día te das cuenta de que el cliente busca el contacto personal y que eso suma un montón”.

Mucho trabajo, planteos y reflexiones se suman en cada nuevo tema con el objetivo de dar un empuje positivo a esos emprendimientos que están en marcha y buscan crecer. “A esta altura los resultados son asombrosos, la evolución de las chicas ha sido increíble, se nota cómo han tomado los conocimientos y los han ido poniendo en práctica. Creo que esta iniciativa ha sido altamente positiva, porque el cambio desde la primera vez a como se expresan hoy, cuando uno les pregunta qué hacen es notorio y muy interesante”, concluye Laura Faría, de Voces Vitales.

 

 

COMENTARIOS