Familia

Vacaciones en casa

Si no sabés qué hacer con tus chicos un día de lluvia o de mucho calor, te pasamos algunas – desde cocinar hasta disfrazarse y  jugar –  para poner en práctica puertas adentro.

 

Todavía quedan algunas semanas para que comiencen las clases. Mientras tanto, hay que entretenerlos cuando están en casa y evitar que se hipnoticen frente a la tele o la compu. Laura Gómez Álvarez es maestra jardinera y nos comparte algunas ideas para que, con creatividad, los días no se hagan tan largos:

Para los minis

LEGO
Se realizan varios dibujos utilizando formas en distintas hojas, que pueden ser desde figuras geométricas (cuadrados rectángulos) hasta una casa y todo lo que se les ocurra. Luego se pinta cada figura de un color diferente y los niños tendrán que armar la misma figura con los legos usando el que coincida con el color del dibujo. Gana el que termina primero.

¡Apaguen la alarma!
En este caso, se esconde un despertador con una alarma programada. En el momento en que comienza a sonar, los chicos deberán salir en su búsqueda para apagarla. Se puede repetir varias veces al día, mientras hacen otras actividades, como si fuera una misión que tienen que cumplir.

 

Para los más grandes

Cocinar entre todos

Cada vez son más los chicos que encuentran en el arte culinario un modo de entretenerse y una vocación. Buscá tus libros de recetas o en algún blog de cocina y proponeles preparar un rico plato para la noche.

El juego de la bomba
Se hacen tarjetas con sílabas. Hay un dado que dice TIC o TAC o BOOM, esto se puede hacer pegando unos cartelitos o con fibra.
Se elige una tarjeta y se tira el dado. Por ejemplo, sacamos una tarjeta que dice CAR, entonces:
Si sale TIC, tienes que decir una palabra que comience con la sílaba “CAR” (carpeta).
Si sale TAC, la palabra tiene que terminar con esa sílaba (hamacar).
Si sale BOOM, la sílaba puede estar en cualquier parte (acarrear).
El comodín (es la cara que quedó en blanco del dado) permite elegir cualquiera de las tres opciones anteriores.

Búsqueda del tesoro
Se esconden pistas por distintos lugares de la casa que los chicos, en grupos o en forma individual, irán encontrando para pasar a la siguiente y, así, llegar al tesoro que puede ser una rica merienda, helados o algún libro de cuentos. Se puede hacer una versión exterior, con pistas en la vereda, pero, siempre, con la compañía de un adulto.

 

¡Todos juegan!

Historias en disfraces
Buscamos ropa, zapatos, sombreros y accesorios de distintos miembros de la familia y colocamos todo en un mismo lugar. De a uno o entre varios, sacarán una tarjeta en la que se cuenta una breve historia que tendrán que representar usando los elementos que necesiten. Se pueden hacer unas paletas de cartón con números para que quienes estén mirando pongan puntaje a la actuación.

COMENTARIOS