Llegan los días de calor y querés lucir ese vestido que tanto te gusta, pero el color de tu piel todavía es el blanco del invierno y no tenés tiempo para ponerte al sol. En esta nota, te damos algunas sugerencias para lograr el color que querés en menos de lo que imaginás.

*Fuente consultada: Dra. Laura Mijelshon, médica dermatóloga y directora del Centro de Piel y Estética.  Olleros 1806, CABA.  Informes: 4775-9186

 

Los autobronceantes son buenos aliados para obtener ese tono que estás buscando. Sus sustancias químicas, al ponerse en contacto con la piel, provocan una estimulación de los melanocitos (células productoras de melanina, pigmento de la piel) y generan una coloración bronceada. Generalmente se usan los carotenos y sus derivados, entre otros, que están presentes en la naturaleza en la zanahoria, el zapallo y la calabaza. La única contraindicación absoluta es una alergia manifiesta a alguno de sus componentes. También conviene evitar su uso si se están realizando tratamientos descamativos tipo peeling, microdermoabrasión, luz pulsada intensa, láser, así como con la toma concomitante de retinoides (isotretinoína, acitretin) o tratamientos antiacné que provoquen descamación, ya que se generaría una coloración despareja, más intensa en algunas zonas que en otras.

Fórmula mágica. El mayor beneficio de los autobronceantes es que provocan un “bronceado” rápido, pueden retocarse, humectan y protegen la piel. Se componen de una sustancia llamada dihidroxiacetona (DHA), que permite un efecto bronceado natural y no se detectaron efectos nocivos.

Existen fórmulas que combinan la DHA con humectantes y vitaminas. La DHA suele obtenerse a partir de plantas, como la remolacha, la caña de azúcar, o por fermentación de la glicerina. Al ponerse en contacto con el aire, la dihidroxiacetona se une con los aminoácidos de la epidermis y logra oscurecer la piel, dando un color amarronado que simula el tono bronceado que nos da el sol.

Es decir, ya no es necesario pasarse largas horas bajo los rayos del sol para adquirir un tono caribeño, sino sólo esparcir por todo el cuerpo una crema autobronceante que nos dará color según la cantidad de aminoácidos de la epidermis y de su ph. Hay que tener en cuenta que las pieles secas toman mayor color que las grasas.

Tips para su aplicación

• Lo ideal es que la piel se encuentre limpia e hidratada, por lo que es recomendable una previa exfoliación y posterior humectación antes de la aplicación de cualquier autobronceante. Esto depende del autobronceante.
• Una vez aplicado el autobronceante, se debe dejar secar y absorber por la piel unos minutos, antes de vestirnos.
• Algunos autobronceantes se usan todas las noches, otros también son aceleradores de bronceado por lo que se aplican 45 minutos antes de exponerse al sol y otros deben colocarse día por medio.

COMENTARIOS