El próximo domingo es el Día de la Madre y puede ser un gran momento para autohomenajearte. Acá te damos algunas sugerencias.

 

Ser madre no implica dejar de ser mujer, aunque a veces pensemos que sí por no tener tiempo ni para pintarnos las uñas. Pero, como todo, no hay que desesperar y será cuestión de optimizar más esos pequeños momentos que nos quedan entre pañales, tareas escolares y actividades de los chicos.

Fabi Jafif es mamá de Olivia de 3 años y Nina de 1 mes, trabaja como consultora digital, da talleres a mamás emprendedoras y comparte información en su web y redes como @demadreamadreblog. Mujer Disco la convocó para que nos cuente cómo tener nuestro espacio sin sentir culpa. “Ser madre te modifica muchas cosas de la rutina, entre ellas tener ese tiempo para nosotras. En mi opinión es muy importante encontrar ese espacio para poder disfrutar de eso que tan bien nos hace. En algunos casos, será ir a la pelu, en otros tirarse a tomar un poco de sol o salir con alguna amiga a charlar. Estar bien con nosotras mismas ayuda mucho en esos momentos que todas las madres tenemos de cansancio, agotamiento o simplemente un bajón. Las discusiones más tontas surgen cuando no estamos bien o estamos pasadas. Y eso tiene mucho que ver con no hacer lo que nos gusta o no sentirnos plenas. Muchas veces nos hacen creer que está mal o somos malas madres por dedicarnos tiempo a nosotras mismas. Yo les digo que nadie las haga creer eso, porque lo necesitamos tanto o más de antes de serlo. El tiempo una se lo hace y está perfecto”.

Pequeños grandes lujos

Como dice el refrán, el tiempo es oro y esto una mamá lo sabe más que nadie. Por eso, cada minuto cuenta y hay decisiones que nos ayudan a organizarnos mejor. “En mi caso fue clave mandar a Oli al jardín. Empezó yendo tres horitas y hoy va jornada completa, lo que ayudó muchísimo a que pueda organizarme para hacer lo que quiera, desde trabajar hasta tomarme un café sin que se me enfríe. Ahora que soy madre de dos, el tiempo libre disminuyó, pero el haber tomado esa decisión fue lo mejor porque me permite estar con Nina sin agotarme. Es cuestión de encontrar ratitos en sus siestas para hacer lo que necesito y, si hace falta, pedir ayuda”.

Dormir suele ser uno de los deseos más ansiados para toda madre, por eso Fabi aconseja que “si tenés hijos muy bebés, podés poner algo de música relax, ponerlo en su cuna, acostarte unos minutos y cerrar los ojos. Aunque queramos dormir 8 horas seguidas, contentarnos con 20 minutos a veces marca la diferencia. Si tus hijos son mayores y hacen más ruido, los auriculares salvan para ese momento de abstracción”.

Por último, Fabi te deja un consejo de madre a madre: “Tomate el tiempo que necesites para vos. Si querés empezar un proyecto nuevo y necesitás inspiración ¡buscala! Escapate de la rutina, comprate eso que te gusta o simplemente quedate en la cama un par de horitas más. No necesitás esperar hasta el día de la madre para darte esos lujos… pero digamos que ese día vale doble ¿no? Así que hay que aprovecharlo y ¡sin culpas!” .

 

Seguí a Fabi Jafif en:
Instagram: @demadreamadreblog
Facebook: De Madre a Madre
Web: www.demadreamadre.com.ar

 

COMENTARIOS