En el mes de concientización del Cáncer de Mama te recordamos la importancia de los controles, el autoexamen y todos los mitos y verdades que hay sobre esta enfermedad.

 

Octubre es el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo para aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos. Esta enfermedad, que afecta principalmente a las mujeres, aunque un 1% de los hombres también está expuesto a padecerla, es causada por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno.

Si bien aún se desconocen cuáles son las causas, se sabe que afecta mayoritariamente a mujeres de entre 45 y 70 años de edad y que hay algunos factores que aumentan el riesgo de enfermar:

  • Ser mayor de 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad benigna (no cancerosa) de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama.
  • Tratamiento con radioterapia dirigida a la mama o el pecho.
  • Tratamiento con hormonas, como estrógeno y progesterona.
  • Menstruación a edad temprana.
  • Edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.

“La adherencia a estilos de vida saludable es una forma de actuar de modo preventivo: no fumar, evitar el consumo de grasas, realizar actividad física, moderar el consumo de alcohol”, explican desde el Instituto Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación.

A su vez, la detección temprana es fundamental en la prevención del cáncer de mama, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. El autoexamen es la primera herramienta que tenemos, realizarlo una vez al mes y consultar al médico ante cualquier anormalidad que detectemos nos permite tener una buena ventaja. Lo aconsejable es practicar este hábito desde la adolescencia y continuarlo el resto de nuestra vida, teniendo en cuenta que para quienes menstrúan la mejor fecha es 7 a 10 días después del primer día del período (cuando sus mamas están menos sensibles) y, para quienes no menstrúan, lo mejor es elegir el mismo día todos los meses para no olvidarnos.

Incorporá a tu vida el autoexamen de mamas

Cuando los nódulos son pequeños es probable que no tengamos ningún síntoma de la enfermedad, por eso es muy importante que tengas estos hábitos de autocontrol:

Frente al espejo

Con los brazos en la cintura, observá buscando cambios en la forma, tamaño o color en las mamas o la piel. Realizá presión en la cintura con tus manos y observá si hay retracciones o cambios.

Verificá que tus pechos no presenten cambios en la piel ni en el pezón. Elevá tus brazos y observá nuevamente por cambios en las mamas o la piel.

Cambios que debes buscar:

  • Abultamiento o tumor en la mama o la axila.
  • Cambios en el tamaño y/o forma de la mama.
  • Fruncimientos, hoyuelos y/o enrojecimiento de la piel de la mama.

En la ducha

Examiná tus pechos en forma circular desde la axila hasta el pezón, sin levantar los dedos.

Acostada

Con una toalla enrollada bajo el hombro, palpá toda la mama, la axila y el pezón, con movimientos circulares y radiales buscando masas que no sean normales.

Comprimí el pezón con los dedos índice y pulgar para confirmar que no hay salida de secreción.

Controles gratuitos en hospitales

La consulta con tu ginecólogo y la mamografía son los pasos que siguen para continuar con la prevención o un buen diagnóstico de esta enfermedad. En los hospitales porteños las mujeres entre 40 y 65 pueden realizarse sin costo un examen de mamas y una mamografía de control cada 12 meses. Te contamos dónde funciona el Programa de Detección Precoz de Cáncer De Mama:

  • Hospital Penna: Consultorios Externos PB Consultorios 2-3. Dirección: Pedro Chutro 3380.
  • Hospital Piñero: Consultorios Externos PB Consultorios 27. Dirección: Varela 130.
  • Hospital Ramos Mejía: 1º Piso Ginecología Consultorios 1-2-3. Dirección: Gral. Urquiza 609.
  • Hospital Pirovano: Consultorios Externos Sector A Ginecología Consultorio N° 2. Dirección: Monroe 3555.
  • Hospital Rivadavia: Consultorios Externos PB Consultorio 17. Dirección: Av. Las Heras 2670.
  • Hospital Zubizarreta: Ginecología Consultorios externos. Dirección: Nueva York 3952.

Cuanto antes se detecte una situación anormal en nuestras mamas, mayores serán las posibilidades de un mejor pronóstico, pero hay que saber que nunca es tarde, siempre estaremos a tiempo para recibir tratamiento y mejorar. Por eso, prevención y controles médicos son la base para una buena salud.

 

Sobre el cáncer de mama hay muchos mitos y verdades. Como siempre, informarnos es la mejor forma de prevenir.

  • Si no tengo antecedentes familiares no tendré cáncer. Si bien la predisposición hereditaria es uno de los principales factores de riesgo, más del 80% de las mujeres afectadas por cáncer de mama no tiene antecedentes familiares.
  • Si mis antecedentes familiares provienen de la rama paterna, no tendré cáncer de mama. Esto es falso, los antecedentes de ambas ramas de la familia, materna y paterna, son igualmente importantes.
  • El cáncer de mama no se da hasta la menopausia. Si bien es cierto que el riesgo de tener cáncer de mama aumenta con la edad (más del 70% de cánceres de mama se producen en mujeres mayores de 50 años) los tumores de mama pueden aparecer a cualquier edad.
  • No se puede hacer nada por evitar la enfermedad. Está demostrado que aumentan el riesgo de cáncer de mama la vida sedentaria, la obesidad en la postmenopausia, dieta rica en grasas saturadas y el tabaco, entre otros. Por ende se recomienda practicar un estilo de vida saludable para que sea menos posible enfermarse de cáncer de mama: dieta rica en frutas y verduras y baja en grasas, ejercicio físico, no fumar, no beber más de 2 copas de alcohol por día. Se pueden hacer cosas para que, si aparece un cáncer de mama, las posibilidades de curarlo sean mayores: las revisiones periódicas y, en especial, la mamografía para la detección precoz permiten tratarlo a tiempo y aumentar las chances de curación. Cuando más pequeño es el tumor, mayor es la posibilidad de curación y menos agresivo es el tratamiento.
  • Tener los pechos pequeños hace ser menos propensa al cáncer de mama. El tamaño de las mamas no tiene relación con la probabilidad de tener cáncer.
  • Los corpiños con aro y/o dormir con el corpiño puesto dificultan la circulación sanguínea y linfática y pueden desencadenar en cáncer. Es aconsejable utilizar un corpiño que no ajuste demasiado ni comprima los pechos porque esto puede provocar dolores en las mamas o marcas en la piel, pero no existe relación alguna entre la ropa interior y el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • La ingesta de anticonceptivos favorece la aparición de cáncer de mama. No hay una evidencia científica que demuestra que los anticonceptivos orales producen cáncer de mama en la población sin antecedentes familiares ni personales.
  • El uso antitranspirantes es nocivo y contribuye a la aparición de cáncer de mama. Los antitranspirantes no provocan problemas de salud (a excepción de reacciones alérgicas de la piel en las personas muy sensibles) por lo tanto su utilización es segura y no representa ningún riesgo para las personas.

Fuente: el Instituto Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación / Unidad de promoción de la salud y control de ECNT del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires / Hospital Italiano

 

 

 

COMENTARIOS